El último rey de Escocia

El último rey de Escocia - Cartel
Título V.O.
:
The last king of Scotland
Año de producción:
2006
Distribuidora:
Hispanofoxfilm
Género:
Drama
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
23 de febrero de 2007
Director:
Kevin Macdonald
Guión:
Peter Morgan, Jeremy Brock
Música:
Alex Heffes
Fotografía:
Anthony Dod Mantle
Intérpretes:
Forest Whitaker (Idi Amín), Gillian Anderson (Sarah Merrit), Kerry Washington (Kay Amín), Simon McBurney (Stone), James McAvoy (Nicholas Garrigan)

Fotogramas de la película

Sinopsis

El joven doctor Nicholas Garrigan abandona su Escocia natal para ayudar a la población de Uganda. Al poco de llegar, es requerido en un accidente en el que se ha visto inmerso el líder del país, Idi Amin. Impresionado por su eficiencia, Amin ofrece a Garrigan ser su médico personal y él acepta abrumado. Al principio está encantado por el nivel de vida del presidente, pero poco a poco se da cuenta de las atrocidades cometidas por su gobierno. El deber moral lleva a Nicholas a luchar por salir de esa pesadilla. Basada en el best-seller homónimo de Giles Foden, "El último rey de Escocia" es un thriller que describela Uganda de la dictadura de Idi Amin. Kevin Macdonald, director de documentales como "Un día de septiembre", mezcla hechos reales con situaciones de ficción para relatar las brutalidades cometidas en el país africano. Destaca la interpretación que Forest Whitaker hace del tirano Amin, por la que ha sido nominado a un Oscar. El actor afroamericano parece haberse especializado en dramas de suspense tras éxitos como "Última llamada" o "La habitación del pánico". Junto al personaje real de Whitaker, un testigo ficcionado de toda la barbarie, interpretado por James McAvoy, conocido en la gran pantalla por "Las crónicas de Narnia. El león, la bruja y el armario".

Crítica

El último rey de Escocia es una película de acero al rojo vivo, un habitáculo irrespirable de tinieblas que, y ese el fundamento del dolor, brotan directamente desde la luz cegadora de un espejismo tóxico. Idi Amin, matarife afable, bufón a tiempo parcial, hijo de mala madre y engendro fraudulento de la demagogia, podría ser Ceaucescu, Pol Pot o cualquier otro terrorista estatal de la contemporaneidad, ebrio de poder, paranoico liberticida y, eso es lo preocupante, resultado amorfo de las astillas del caos postcolonial en el continente africano. Kevin Macdonald, reputado documentalista, responsable de las muy notables One Day in September y Tocando el vacío, fotografía una Uganda ruinosa, pero a la vez polarizada por los contrastes y tapizada de contraluces, se deja seducir estratégicamente por el monstruo para luego desarticular la mascarada e inmortalizar el horror populista y la trampa china de un carnicero poderoso, o de un poderoso que deviene carnicero, según se mire. Potente radiografía de las varices del ejercicio del poder sin cortapisas, de las bifurcaciones perversas que enfila el totalitarismo más aparentemente inocuo, El último rey de Escocia colea como un thriller político de alto voltaje y sangre coagulada que vuela alto en virtud del apoteósico cuerpo a cuerpo entre un mayúsculo Forest Whitaker, encarnación de carne y hueso de la dantesca fascinación morbosa del tirano Amin, y un sorprendente James McAvoy, ingenuo occidental abducido por el lado oscuro, que emerge desde la inopia cómplice de un esbirro por conveniencia del imperio turbio del mal monarca, para salvar su alma una vez que la magnitud de la pesadillas se revela sin matices ante sus ojos. MacDonald edifica el drama con criterio en torno a esa dualidad apasionante, alimentando la intensidad quirúrgica de sus imágenes, una planificación envolvente con algún que otro lapsus de montaje, y algún capricho de más en la visualización de la monstruosa epopeya, bien consciente de que su baza es el talento desatado de Whitaker, justo ganador del Oscar si es que lo gana, y McAvoy, un nombre a apuntar en la agenda de fenómenos escénicos del porvenir. Un filme escalofriante, estilizada revisión de los cimientos negros sobre los que África respira con la connivencia impresentable, y el patrocinio frecuentemente, del primer mundo, que rubrica la diana de MacDonald en su primera brillante incursión en el largo de ficción exhibiendo un pulso narrativo, que ya ensayaba en la estimable Tocando el vacío, una destreza para tejer el crescendo, francamente imponente. África está de moda en la meca del cine, pero de todas las incursiones comprometidas del cine internacional en el cajón de sastre africano, El último rey de Escocia es la que más aristas encierra y la que más largo recorrido promete. Para la posteridad queda el turbador y escalofriante ajuste de cuentas entre los dos escoceses (uno de pasaporte y el otro, Amin, de boquilla) en el aeropuerto que detona un climax apabullante, de los que dejan huella y tienen eco.

Últimas películas del director Kevin Macdonald
Últimas películas del género Drama
2 Comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir un nuevo comentario

1 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser Mallum
1
Avatar genérico
Dice ser Mallum, 13.07.2007 - 11.42h

Impresionante. Se entiende así por qué muchos paises de África no salen del hoyo. Y Forest Whitaker da hasta miedo.

2 Comentario oculto Leer comentario
Dice ser escos
2
Avatar genérico
Dice ser escos, 11.10.2008 - 14.03h

escocia = escocia.org.es

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos