La joven de las especias

La joven de las especias - Cartel
Título V.O.
:
The mistress of spices
Año de producción:
2005
Distribuidora:
DeA Planeta
Género:
Drama
Clasificación:
Pendiente por calificar
Estreno:
2 de junio de 2006
Director:
Paul Mayeda Berges
Guión:
Gurinder Chadha, Paul Mayeda Berges
Música:
Craig Pruess
Fotografía:
Santosh Sivan
Intérpretes:
Adewale Akinnuoye-Agbaje, Dylan McDermott, Aishwarya Rai, Nitin Ganatra, Caroline Chikezie, Shaheen Khan, Anupam Kher

Fotogramas de la película

Sinopsis

Tilo es una hermosa joven que cuenta con unos sorprendentes poderes para curar y ayudar a la gente con problemas. Cultivada en el arte de las especias, trabaja en una pequeña tienda donde éstas le reportan la solución para cada uno de los clientes que entran en el establecimiento a pedir ayuda. Sin embargo, si quiere mantener sus poderes no puede romper tres estrictas reglas: no tocar a nadie, no abandonar la tienda y utilizar las especias sólo para ayudar a los demás. Un día, un atractivo hombre sufre un accidente de moto en la puerta de su tienda y ella le cura las heridas. Entre ambos surge una fuerte atracción y eso hace que él vuelva al día siguiente con un ramo de flores para pedirle una cita a Tilo, que condicionada por las especias y sus poderes, tendrá que tomar una decisión: romper con su pasado o dejarse llevar por la atracción. Película cargada de realismo mágico al más puro estilo de "Como agua para chocolate". Basada en una novela del mismo título escrita porChitra Banerjee Divakaruni, "La joven de las especias" está dirigida por Paul Mayeda Berges, que debuta en el mundo de la realización con este largometraje, aunque es el responsable del guión de películas como "Quiero ser como Beckham" y "Bodas y prejuicios". La cinta está protagonizada por toda una estrella de la industria de Bollywood, Aishwarya Rai (que ostenta el título de Miss Mundo y que ya participó en "Bodas y prejuicios") y el americano Dylan McDermott (En la línea de fuego).

Crítica

Gurinder Chadha se ha empeñado en dar vidilla a toda clase de estereotipos exóticos de una India a imagen y semejanza de la imaginación occidental. La primera vez el invento tenía gracia y el encanto de los iniciático, de lo taimadamente transgresor o la irreverencia light. Bodas y prejuicios fue un híbrido encantador de comedia romántica british y Bollywood para no iniciados, la grácil combinación de dos mundos que, en manos de la directora india, parecían comunicarse con ejemplar fluidez. Tuvo la virtud doble de interpretar sin azúcares ni atajos sensibleros la mejor tradición del romanticismo cómico a la inglesa desgranando las líneas maestras del musical indio abriendo la veda y dando a conocer un género que va a pegar fuerte en un futuro no muy lejano en occidente. La joven de las especias es, sin embargo, romanticismo estratégico, emociones de escuadra y cartabón. Chadha delega en esta ocasión labores de dirección en Paul Mayeda Berges, pero la impronta, en calidad de guionista y productora, es la suya, la misma que dejara en la horrorosa What´s Cooking?, comedia culinaria, de cocina balsámica, de fórmula y diseño. Basada en una novela de Chitra Banerjee Divakaruni, la cinta alimenta el pozo de lugares comunes, entre saris, especias, atávicos ritos, mitología al curry y esa imagen de novela folclórica de una India de milagros y magia en cada esquina. Un banquete de sensualidad artificial alumbrado, y de qué modo, por los insondables ojazos de la preciosa Aishwarya Rai, protagonista de Bodas y prejuicios, y diosa y diva del Bollywood, la gran baza de Mayeda Berges para embobar al respetable e hipnotizar tapando los desmesurados tópicos que hacen de La joven de las especias una sesión de intrascendencia muy barroca, muy seductora por su militante orientalismo, pero hueca y retórica hasta decir basta. Planteada como una fábula moderna, un cuento de hadas para adictos al sentimentalismo fácil, la película depende demasiado de los soliloquios de la protagonista y sus sesudas conversaciones con las especias, mientras trata de discernir si su felicidad es un precio justo por el servicio abnegado a los demás. Dylan McDermott es un galán sin credenciales y la galería de secundarios es un desfile de prototipos paródicos de la India profunda. El guión quiere estimular paladar y cegar la vista con toda esa parafernalia tan folclórica y sibilina tan de moda, tan vendible, tan de agencia de viajes. El objetivo es despistar y tratar de matizar epidérmicamente los convencionales cimientos que la sujetan. Al final es cine para consumidores compulsivos de risas románticas que se dejan seducir sin ofrecer la menor resistencia. Al menos queda el mayúsculo consuelo de gozar un par de horas de la obnubilante presencia de la hermosa Aishwarya. Quizá la película es lo de menos.

Últimas películas del género Drama
Sin comentarios
Suscribirse por RSS

Escribir comentario o corrección

3000 caracteres pendientes

Introduce el número de la imagen (Código de verificación para prevenir envios automáticos).

Código seguridad

Normas para comentar en 20minutos.es
  • Esta es la opinión de los internautas, no la de 20minutos.es.
  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Por favor, céntrate en el tema.
  • Normas y protección de datos