Volver

Volver - Cartel
Título V.O.:
Volver
Año de producción:
2006
Distribuidora:
El Deseo
Género:
Comedia
Clasificación:
No recomendada menores de 13 años
Estreno:
17 de marzo de 2006
Director:
Pedro Almodóvar
Guión:
Pedro Almodóvar
Música:
Alberto Iglesias
Fotografía:
José Luis Alcaine
Intérpretes:
Penélope Cruz, Carmen Maura, Lola Dueñas, Chus Lampreave, Yohana Cobo, Carmen Machi, Blanca Portillo, Yolanda Ramos, Antonio de la Torre

Fotogramas de la película

Sinopsis

El viento de Solana azota continuamente el pueblo manchego donde nacieron Raimunda y Sole. Esta persistente corriente de aire es la causante de los frecuentes incendios que tienen lugar en la zona. Uno de estos fuegos fue el responsable de la muerte de los padres de estas dos mujeres, que ahora viven en Madrid. Raimunda, la más joven, está casada con un obrero en paro, tiene una hija y guarda un terrible secreto desde que era niña. Sole por su parte, posee una peluquería ilegal y vive sola después de que su esposo la abandonara y se fuera con una clienta. El asesinato del marido de Raimunda a manos de su hija por supuestos abusos sexuales, la aparición en escena del fantasma de la madre con algunos asuntos pendientes y la muerte de una tía del pueblo darán lugar a una serie de situaciones que irán desde el surrealismo, pasando por el hiperrealismo y hasta el más profundo costumbrismo manchego, en esta vuelta de Almodóvar al universo femenino, a la Mancha y a la maternidad como origen de todo. "Volver", la nueva película de Pedro Almodóvar (Todo sobre mi madre) supone su regreso a las salas comerciales tras dos años de ausencia y el rencuentro, pasados diecisiete años, con Carmen Maura (La comunidad) una de las actrices más importantes de su filmografía. El film recupera su particular y característico universo femenino después del paréntesis que supuso "La mala educación". Con un reparto de lujo encabezado por Penélope Cruz (Sahara) que vuelva a trabajar con el director manchego tras el éxito de "Todo sobre mi madre", Lola Dueñas (Mar adentro), Blanca Portillo (a la que pronto veremos en "Alatriste"), la joven Yohana Cobo (El 7º día) y la mítica Chus Lampreave (Mujeres al borde de un ataque de nervios), Almodóvar vuelve a combinar drama y comedia, risas y llanto.

Crítica

Otra vez hurgando en las llagas de sus raíces, como en La mala educación, el manchego universal, en plena fase catártica consciente o inconsciente, se alimenta más que de recuerdos de semblanzas, del aire liviano de sus raíces. Su infancia son recuerdos de un patio de La Mancha, o semejante, y Volver es un ajuste de cuentas con el niño que un día fue, con la recia dignidad de sus memorias manchegas y felizmente rurales. Quien vuelve en verdad es el propio Almodóvar, a la utopía aldeana de sus años mozos. Volver es, en ese sentido, el proyecto más personal de este gourmet de la España bizarra. La Mancha profunda vista por los ojos de un urbanita psicodélico, de un posmoderno con morriña de la España vieja y orgullosamente pueblerina. Volver es cine hecho con las tripas y metabolizado en el cráneo de un genio con demasiados tics. Como siempre, con Almodóvar mediante, mejor dirigida que escrita, mejor visualizada que pensada, la nueva digresión melancólica del manchego es, acaso, la mejor de todas sus películas, la más laberíntica y compleja, la más hermosa. Un equilibrado collage de géneros que confluyen, cuando lo hacen, en armonía cuasi-perfecta. Y este es el elemento cardinal que define el triunfo de un cineasta habituado a las mezcolanzas genéricas desafinadas, a gusto de un escéptico, tendente a la dispersión en un torrente de ocurrencias depositadas en un cajón de sastre. Turbadora desde esa aureola de realismo mágico o naturalismo surrealista, que define el propio director, Volver es un retrato coral de esa España denostada y moribunda, desubicada, parece, del vertiginoso signo de los tiempos, un dramón travestido de comedia, con risas que quitan hierro a la densidad de la odisea moral de Raimunda, maruja a mucha honra, al reencuentro balsámico con sus raíces, con su madre y los muros opacos y los visillos de sus particulares traumas. Hay mucho de Almodóvar en Raimunda, desde ya uno de sus alter-ego más paradigmáticos, y mucho de él también en esa La Mancha estupefaciente de lutos, moños, luces mortecinas, porros y fantasmas. Entre los excesos de fábrica y algún desequilibrio cómico por exceso, Volver es lo más cerca que Almodóvar ha estado nunca de la excelencia, auxiliado por el recital de una Penélope Cruz, más un prototipo de luchadora doméstica italiana tipo Anna Magnani o Sophia Loren que una folclórica patria por los cuatro costados, rompiendo estereotipos y agradecida por el que es el mejor papel de su carrera, respaldada con formidable entrega por Blanca Portillo, Carmen Maura, Yohana Cobo o Chus Lampreave. Entre el thriller, el drama pasional, la comedia bufa y el cine de fantasmas Almodóvar encuentra su sitio después del traspiés de La mala educación, dispensando lágrimas y entrañables risas con un desenlace portentoso rubricado en un plano final de mujer y escalera en las penumbras de la noche cómplice, de esos que hacen cola en la retina. Volver es un Almodóvar maduro, inquieto y emocionalmente más permeable. Es el Almodóvar, o uno inclusomejor, de ¿Qué he hecho yo para merercer esto?, introspectivo y a un tiempo extraordinariamente humano. Un Almodóvar para ´almodovarianos´ y no sólo, que no abusa del campo semántico marca de la casa y encuentra así, queriendo o sin querer, un camino hacia la universalidad ya esbozado con Hable con ella, pero que necesitaba oxígeno después del retorno a las cansinas compulsiones de siempre de La mala educación.

Últimas películas del director Pedro Almodóvar
Últimas películas del género Comedia