Echar una mano... por la mujer trabajadora

Otro año más, y van unos cuantos, el próximo 8 de marzo la mujer trabajadora se levantará sabiendo que a final de mes cobrará alrededor del 22% menos que el hombre por desempeñar la misma tarea. Si vive casada o emparejada, también ese día lo más probable es que se encargue de arreglar la casa, preparar la comida y recoger la cocina. Con mucha suerte, su compañero se ofrecerá a echar una mano en lo que pueda. Por la tarde, cuando los niños vuelvan del colegio, apostaría cualquier cosa a que será la madre quien les prepare la merienda y se encargue de que hagan los deberes, mientras el padre, desde el sillón, la apoyará con la mirada. Al final del día, él irá a la habitación de los niños a darles un beso, cuando ella ya les haya acostado.