Un coche contra un cajero automático, ¿cuál ganará la batalla?