La regla no escrita de un ladrón: no se roba a los amigos