El gas licuado se erige como la alternativa real para la transición energética