Los pequeños pueblos ansían la llegada de turistas