Tres multimillonarios que podrían detener el cambio climático