En Noruega, un fuerte vendaval ha complicado el rescate de los pasajeros de un crucero que ha quedado a la deriva. El Viking Sky ha sufrido un fallo de motor con 1.300 personas a bordo, en medio de un fuerte oleaje.