La curiosa coincidencia que hace temblar a una farola como si tuviera frío