El agua perdida de Marte puede estar en sus rocas