'Piel de dragón', el hielo más extraño de la Antártida