Obama
Obama se ha convertido en una estrella, también en los videojuegos. ARCHIVO

Las elecciones de Estados Unidos y la mediática imagen de Barack Obama han servido de inspiración en los últimos meses a varios videojuegos. El último en llegar ha sido Super Obama World, un clon del clásico Super Mario World de la consola Super Nintendo.

Este juego gratuito de Internet sustituye al popular Super Mario por Obama y los escenarios de la Isla de los Dinosaurios por estados de los EE UU. De momento sólo está disponible Alaska, aunque los creadores del juego han prometido que no tardarán en añadir Arizona, Illinois y Washington.

Obama y Sarah Palin son personajes descargables en el juego de guerra 'Mercenaries 2'

Las típicas monedas que recogía Mario han sido sustituidas por banderas nacionales y la música es el himno estadounidense. Además, los escenarios esconden muchas parodias y referencias fácilmente reconocibles para los que estén familiarizados con la política de EE UU.

Hace poco, Obama obtuvo protagonismo en otro videojuego, Mercenaries 2. El nuevo presidente de los EE UU y Sarah Palin, última aspirante republicana a la vicepresidencia, se convirtieron a partir del día 4 de noviembre en personajes descargables para este juego de acción en tercera persona.

Los usuarios de PlayStation 3 y Xbox 360 pueden obtenerlos en las tiendas on line de cada consola y convertirles en los héroes de acción del juego, haciéndoles usar ametralladoras y bazucas y obligándoles a volar tanques por los aires.

En el mundo de Little Big Planet, el recién estrenado plataformas de PS3 en el que la creatividad es la nota dominante, también se ha hecho un homenaje al proceso electoral y a la victoria de Barack Obama. Un usuario ha diseñado un escenario plagado de caritas de Obama en el que hace explotar una figura de McCain y celebra el triunfo con confeti y un simpático bailoteo.

El videojuego de carreras Burnout Paradise, de Electronic Arts, también ha tenido su pequeño acercamiento a las elecciones. Concretamente a la campaña electoral de Obama, ya que en uno de los circuitos podía verse un cartel en el que se pedía el voto para el candidato electoral estadounidense Barack Obama.