Los adictos a la exitosa serie de Telecinco Camera café ya tienen la máquina a su alcance porque las aventuras de los empleados de esta loca empresa se han editado en forma de videojuego.

Ya no es Antúnez, sino el jugador de turno el que va a manejar los hilos de la loca oficina para sacar lo mejor y lo peor de cada uno.

La misión del jugador es hacerse con el control y utilizar las imágenes en su propio beneficio. Hay dos estrategias: vestirse de hermanita de la caridad o ser un canalla.

También se podrá echar mano del soborno, la amenaza o el despido. Así cada jornada laboral será para estos chicos un descenso a los infiernos.