Cayetana Guillén Cuervo, última expulsada de 'MasterChef especial Navidad'

Cayetana Guillén Cuervo, en 'MasterChef'.
Cayetana Guillén Cuervo, en 'MasterChef'.
La 1
Cayetana Guillén Cuervo, en 'MasterChef'.

La 1 comenzó el año emitiendo este lunes 2 de enero el tercer programa de MasterChef especial Navidad. En él, algunos aspirantes tienen el privilegio de volver a las cocinas del talent culinario. Sin embargo, Cayetana Guillén Cuervo tuvo que despedirse tras una gala repleta de desencuentros, errores e incluso venganzas.

En la primera prueba y sin ayudarse de las manos, los aspirantes tuvieron que comerse una tarta hasta descubrir de qué se trata este primer reto de la noche. Según el color del interior, ese sería su equipo. En el rojo, Cayetana Guillén Cuervo, Mario Vaquerizo y Anabel Alonso; en el azul, Carmina Barrios, Boris Izaguirre y Flo. La Terremoto de Alcorcón, por su parte, ejerció la temida doble capitanía.

La tensión empiezó a aparecer en el equipo rojo cuando Cayetana Guillén Cuervo aprovechó la ausencia de la Terremoto de Alcorcón para asumir el papel de capitana. Le salió el tiro por la culata. La presentadora acabó quemando el rabo de toro, el ingrediente principal de uno de los platos.

El equipo rojo se llevó todas las reprimendas y fueron sus integrantes quienes se jugaron sus plazas en el programa. "Hay que asumirlo. Cuando uno no lo hace bien, no lo hace bien", reconoció Mario Vaquerizo. 

Cayetana Guillén Cuervo volvió a pedir disculpas por sus errores durante el cocinado. Anabel Alonso fue elegida como la mejor de la prueba, pero  tuvo que quedarse con el delantal negro. La Terremoto de Alcorcón superó el reto y se salvó. Cayetana tuvo bastantes errores que llevaron a su equipo a la prueba de expulsión. "Puso en tela de juicio hasta a Jordi", afeó Anabel.

El regalo envenenado de Anabel Alonso

La cocina de aprovechamiento protagonizó la última prueba de la noche. Anabel tuvo la ventaja de repartir los platos entre los delantales negros. La actriz y humorista se quedó con la opción más fácil, el pavo; Mario con la mariscada, un punto intermedio en cuestión de dificultad; y la más complicada, el turrón, se la dio a Cayetana

"No es rencor, la considero la más capacitada para sacarlo adelante", aseguró Anabel, aunque los jueces no se creyeron sus palabras. Cayetana empezó la prueba tirando la toalla: "Yo eso no se hacerlo". Esta preparó  un bizcocho que no tenía muy buena pinta, según los jueces, quienes dijeron que la propuesta era "un despropósito". 

Cayetana finalizó la prueba con lágrimas en los ojos, orgullosa por haber terminado una prueba que veía muy complicada. Sin embargo, no consiguió convencer a los jueces. Por ello, la actriz y presentadora se fue, pero orgullosa de esta última prueba. "Mi autoexigencia me lleva a muchos sitios chulos, pero también me hace sufrir mucho. Soy intensa", reconoció.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento