El rey Carlos III y su hermana Ana protagonizan un divertido y familiar momento en su documental

El rey Carlos III en el Palacio de Buckingham durante el rodaje de la retransmisión navideña de este año.
El rey Carlos III en el Palacio de Buckingham.
THE ROYAL FAMILY
El rey Carlos III en el Palacio de Buckingham durante el rodaje de la retransmisión navideña de este año.

La familia real británica siempre ha tenido una imagen muy hermética y sobria, aunque esa visión está cambiando. Gracias a series como The Crown en Netflix o al recién estrenado documental sobre el año de coronación de Carlos III, el espectador ha podido conocer un poco más de cerca lo que sucede en las casas de la realeza inglesa. 

En un capítulo, se pudo ver un poco habitual momento público de afecto entre padre e hijo, que terminó en carcajadas. Fue en el instante en el que el príncipe Guillermo entrega a Carlos III su estola real, en vísperas de la ceremonia celebrada en la abadía de Westminster, entonces este bromea diciendo que no es capaz de colocársela bien, a lo que su padre responde: "¡Pero si no tienes los dedos de salchicha como los míos!".

Este divertido momento del documental, el cual cuenta con entrevistas exclusivas e imágenes inéditas, no es el único que ha producido un ataque de risa el espectador. En este sentido, uno de los momentos más divertidos del mismo, se produce entre el rey Carlos III y su hermana pequeña, la princesa Ana. 

Ambos, a pesar de sus discrepancias en alguna ocasión, siempre han mantenido un vínculo muy especial que se puede ver a lo largo de la secuencia de capítulos y, sobre todo, en un momento puntual. 

"Hola viejecito" es lo que le dice Ana a su hermano Carlos justo antes de besar su mano afectuosamente. Lo cierto es que el rey y la princesa han sido inseparables desde que nacieron. 

Los hermanos se sacan entre ellos tan solo 21 meses de diferencia y son los hijos mayores de la difunta reina Isabel II y el príncipe Felipe. Sus vidas cambiaron para siempre cuando su madre se convirtió en la monarca británica más joven de la historia con solo 21 años y se tuvieron que trasladar al palacio de Buckingham.

Ambos han estado siempre unidos también en los momentos más complicados y han conseguido forjar un vínculo especial distinto al que mantienen con el resto de sus hermanos.  

Mostrar comentarios

Códigos Descuento