Cómo proteger tu teléfono móvil del calor y la arena durante el verano

Hay que evitar la exposición solar, el agua salada y la arena en nuestros móviles.
Hay que evitar la exposición solar, el agua salada y la arena en nuestros móviles.
Pxfuel

El teléfono móvil ha pasado a ser una extensión del cuerpo para muchas personas. Según un estudio de Fly Research, “el uso de teléfonos inteligentes ha aumentado un 102% en la última década”. Es más, los resultados de la investigación aseguran que los usuarios tocan estos dispositivos una media de 142 veces cada día y se sumergen en sus pantallas unas 18 horas y 12 minutos semanales.

En España, la media diaria de horas invertidas en el teléfono móvil es de 3 horas y media, según Fly Research. Estos datos posicionan a los españoles en la cúspide de los países europeos que más utilizan el smartphone diariamente.

El uso del móvil ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años.
El uso del móvil ha aumentado considerablemente en los últimos 10 años.
Fly Research

Las horas que dedicamos a ojear las pantallas no menguan en verano. Sin embargo, en estas fechas se debería tener especial cuidado para mantener los móviles en perfecto estado. El Sol, el mar y la arena de la playa pueden afectar al rendimiento de estos dispositivos.

El calor daña los smartphones

Aunque mucha gente ya lo sepa, las altas temperaturas pueden afectar negativamente a los aparatos electrónicos, y los móviles no son la excepción. Por ese motivo, es aconsejable evitar la exposición directa al Sol de estos dispositivos.

Los expertos de Back Market, una tienda especializada en productos electrónicos reacondicionados, comentan que se debe “evitar que el terminal se caliente demasiado y que acabe funcionando peor”.

Desde la empresa aseguran que, si el teléfono está guardado en una mochila o en un bolso que se encuentra al Sol, el efecto será el mismo que si se expone directamente al sol. Por ello, recomiendan apagarlo o llevarlo por lugares con sombra. Así, el dispositivo no se sobrecalienta y, por lo tanto, no se daña la batería u otros componentes.

Tener cuidado con el agua, sobre todo la salada

Los móviles actuales tienen sistemas de protección bajo la certificación IPXX. Los más punteros son resistentes al agua y al polvo y sumergibles durante un tiempo. Sin embargo, la mayoría de modelos no soportan el agua del mar y esto puede dañar los conectores y estropearse.

Es imprescindible asegurarse de tener las manos completamente secas cuando tocamos el móvil -explican los expertos-, para que el terminal no coja humedad, no se moje y no se manche de crema”.

Si le cae agua al dispositivo, es conveniente apagarlo inmediatamente y no encenderlo, puesto que eso podría dañarlo todavía más. Después, se tiene que extraer la batería, la tarjeta SIM y la SD y secarlo lo máximo que se pueda.

Seguidamente, es aconsejable enterrarlo en arroz o en bolsas de gel de silicio durante dos o tres días. “Tras este proceso, es muy probable que el terminal siga en funcionamiento”, afirma la fuente.

La arena también es un peligro

Cuando vamos a la playa, puede que se meta arena en el terminal. Ante estos casos y para evitar rayar la pantalla, la mejor solución es soplar los granos o darle golpes suaves con una tela, sin frotar.

Desde Back Market lo aclaran: “Para que no dañe los componentes electrónicos interiores, es recomendable apagarlo y quitar los granos soplando en las aperturas exteriores”.

Apúntate a nuestra newsletter y recibe en tu correo las últimas noticias sobre tecnología.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento