Si le ha tocado sufrir un concierto veraniego con decenas, centenares o miles de móviles justo en el medio de su vista al escenario, váyase preparando. Aunque pueda parecer contradictorio, la tendencia a disfrutar de estos espectáculos casi más en diferido (rememorándolos en el móvil) que en directo es cada vez mayor.

Y más recientemente, 'lo peta' aún más presumir de experiencia frente a los amigos posteando historias en Instagram desde allí mismo. Una versión posmillennial del 'yo estuve allí'.

Tal es la tendencia, que los responsables de Samsung decidieron aprovechar la inauguración de su nuevo superespacio en Londres –el Samsung KX– la semana pasada para montar el Primer Concierto del Mundo en Vertical.

Así, con mayúsculas más de 2.000 personas asistieron al innovador evento en el que la artista pop R&B Mabel cantaba desde un estrecho escenario de tres pisos con más de nueve metros de altura, una experiencia "diseñada para darle a los fans un concierto perfecto para compartir al instante", según Tanya Weller, directora del Samsung KX.

A los más fans, sin embargo, atisbar a la cantante en el segundo piso (con los teclados en el primero y la banda en el tercero) les supo a lejos. Lo cierto es que el predominio del uso del móvil para navegar, ver vídeos o cualquier otro aspecto de la vida es cada vez más rotundo, como saben medios como 20minutos.

Según los datos de Samsung de 2019, el 96% del consumo de vídeos se hace ya desde el smartphone, y este consumo se produce mayoritariamente (94%) en vertical: ¿quién se toma la molestia de girar el móvil cuando llega un video horizontal?

No es de extrañar que casi el 80% de los usuarios opine que los vídeos en vertical son más atractivos. ¿También los conciertos?