Mary-Alexa-Poppins

ROSALÍA LLORET. PERIODISTA Y EXPERTA DIGITAL
Rosalía Lloret, periodista.
Rosalía Lloret, periodista.
JORGE PARÍS

¿Ya sabe si su puesto de trabajo será sustituido por un robot en los próximos 15 años? Seguro que ha oído hablar de alguno de los informes sobre robótica que profetizan la pérdida masiva de trabajos en todo el mundo.

Y que en el caso de España cifran en más de un tercio (34%) los puestos que irán cayendo en las diferentes olas de automatización hasta 2035, según el análisis publicado recientemente por PWC.

Buena parte de las conclusiones del informe son previsibles: los trabajos rutinarios y de más baja cualificación, muchos de ellos vinculados a la industria o a rutinas administrativas, son los que más corren peligro de extinción para los humanos.

Pero también hay sorpresas: los trabajadores más jóvenes y los varones pueden verse más afectados que las mujeres o los de mediana edad en el medio plazo, y profesiones cualificadas como financieros o periodistas (¡ay!) pueden verse impactadas a corto plazo. Lo que no se imagina es que los robots puedan ir ‘sustituyéndole’ también en la educación de sus hijos. Y desde ya mismo.

Como por ejemplo Alexa, la inteligencia artificial de Amazon controlada por voz que está detrás de los nuevos altavoces inteligentes para el hogar del gigante americano.

Los Amazon Echo, presentes ya en más de 30 millones de hogares del mundo (y a punto de aterrizar en España) acaban de lanzar el paquete ‘FreeTime’ para Alexa pensado para interactuar con los niños: responde a sus incesantes preguntas con contenidos educativos y controlados, cuenta cuentos y canciones infantiles, impide las compras a través del dispositivo a los menores, establece horarios de uso para que se vayan pronto a la cama, e incluso incentiva el uso de “por favor” y “gracias” en la conversación con Alexa. Seguro que encima es más paciente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento