España pinta poco en Europa

RAMÓN JAÚREGUI. EURODIPUTADO
El exministro Ramón Jáuregui, en la redacción de 20minutos.
El exministro Ramón Jáuregui, en la redacción de 20minutos.
JORGE PARÍS

¡Y bien que lo siento! Pero es necesario decirlo y sobre todo, es una denuncia política obligada para corregirlo. Nuestra presencia política en las instituciones europeas se ha debilitado desde los tiempos de Felipe González y en estos últimos años adquiere notables ausencias, agravada por la crisis económica, nuestro rescate bancario y la condición de país sometido a vigilancia por déficit excesivo.

Rajoy ha decidido colocar a un diplomático europeísta en el Ministerio de Asuntos Exteriores, pero su peso político en Bruselas y en las cancillerías es menor. Dastis no es un político experimentado que conozca las artes de la comunicación y del juego político. Es un diplomático, más funcionario que líder. Su elección seguramente está ligada a una decisión previa: concentrar en Moncloa, con Moragas, la política exterior y dar al presidente un mayor papel esta legislatura en la política internacional. Pero para recuperar peso en Europa hay que estar ahí, hay que tomar partido en los grandes debates que se están produciendo en las agitadas aguas europeas de estos años.

¿Con quién estamos en la política económica de la Unión Europea? ¿Con Alemania, que nos maltrata con su austeridad insolidaria, o con el sur, que reclama cambios profundos en las políticas impuestas por el norte? ¿Qué posición hemos tomado en el drama migratorio? ¿Cuáles han sido nuestras posiciones sobre el pilar social? El rol europeo no es una cuestión de proclamas, sino de posicionamientos.

Se han producido reuniones importantísimas en Europa a las que ni siquiera hemos sido invitados. Acaba de formarse el equipo negociador delbrexit y tampoco estamos. Por parte de la UE, el equipo estará formado por Angela Merkel, Michel Barnier, Donald Tusk, Guy Verhofstadt, Sabie Weyand y Didier Seeuws. Ningún español.

Hemos podido ser líderes europeos en la lucha contraterrorista porque, sin chauvinismos, somos los mejores desde hace años. España, desde su experiencia en la lucha contra ETA, sus excelentes relaciones con Marruecos y su ejemplar respuesta policial y judicial a los atentados de 2004 en Madrid, es un país que podría haber liderado desde hace años la coordinación en esta importante lucha contra el terrorismo yihadista.

Lo mismo podríamos haber hecho en la política integral de inmigración con África. Desde 2006, España construyó una política de colaboración con diferentes países del África occidental que hoy se mira como referente desde Bruselas. ¿Por qué no hemos jugado un papel más importante en una Europa desconcertada y desbordada desde hace años en este tema?

Las reminiscencias aznarianas de socios privilegiados de Estados Unidos nos hacen estar al margen de la importante batalla que libra Europa con la administración Trump. Callamos ante los insultos de Trump a Europa. Nos escondemos ante sus amenazas a la colaboración militar, reaccionamos tarde a la tragedia de su abandono al Acuerdo de París. ¿Por qué tanto miedo?

Rajoy quiere hacerse presente e influir en Europa, pero ¿cómo?, ¿con quién cuenta? Su ministro de Economía fracasó dos veces para presidir el Eurogrupo y es prácticamente imposible que lo logre porque ya hay tres populares presidiendo las grandes instituciones europeas: Comisión (Juncker), Consejo (Tusk) y Parlamento (Tajani). No tenemos presencia en el Consejo del Banco Central y para más inri, el comisario español es un comisario silente. Arias Cañete hace tiempo que mantiene la curiosa teoría política de que lo mejor es no aparecer en los medios. De manera que todavía estamos esperando, por ejemplo, que diga algo después del abandono de Estados Unidos del Acuerdo de París, a pesar de ser el comisario del tema. Claro que la investigación de la OLAF al comisario por la aparición de su esposa en los papeles de Panamá hace muy peligrosas esas apariciones.

No hay presencias institucionales potentes de España en la Unión Europea. Es algo que España ha perdido respecto a los tiempos de Solbes, Solana, Almunia, etc. y la desidia mostrada por Rajoy con Europa, estos últimos años, la estamos pagando ahora. Un equipo de jóvenes diplomáticos navega hoy en estas aguas tormentosas y su buen hacer está por ver ante la inmensa tarea que tienen por delante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento