¿Feminista y fashionista? 'Yes you can'

LUCÍA ETXEBARRIA. PERIODISTA Y ESCRITORAOPINIÓN
Lucía Etxebarría. Periodista y escritora
Lucía Etxebarría. Periodista y escritora
20 minutos

Prabal Gurung es uno de los niños mimados de la actual industria de la moda. Entre las celebrities apasionadas de sus creaciones están, por ejemplo, Carey Mulligan, Zoe Saldana, Rooney Mara, Anne Hathaway o la mismísima Rania de Jordania.

Gurung cree en el feminismo como un movimiento inclusivo e interseccional: "Para mí el feminismo no es un trending topic. Mi madre me crio sola, y soy la persona que soy gracias a ella. He creído en el feminismo antes de conocer siquiera la palabra.Y ahora, más que nunca, feminismo, política y moda deberían mezclarse. En moda, llegamos a un público muy amplio. Tenemos una plataforma. Usémosla".

Así que del dicho al hecho: en plena era Trump, la semana pasada Gurung hizo un desfile-manifiesto. Al cerrar el desfile sonaba el himno de John Lennon Imagine. Modelos de todas las etnias (como Joan Smalls y Ysaunny Brito) y de todas las tallas (como Candice Huffine y Marquita Pring) saltaron a la pasarela una detrás de otra, en fila india, la barbilla al cielo, la pose muy digna y actitud de comerse el mundo.

Llevaban camisetas con lemas como estos: El futuro es mujer, Tengo un sueño, Nuestra mente / nuestro cuerpo / nuestro poder, Soy una inmigrante, Soy Malala, Soy Michelle, Mi novio es feminista, Mi novia es feminista, Derriba los muros, A más voces, más opciones, Hoy más que nunca, La revolución no tiene fronteras, Mantente alerta, El amor es la resistencia.

Por último, el propio diseñador lucía una camiseta que decía: Este es el aspecto que tiene una feminista.

Por lo tanto, queridas amigas que me soltáis eso de "yo no soy feminista, soy femenina" o "el feminismo está pasado de moda". ¿Hay algo más femenino y más de moda que un desfile de moda? Buscaos otro argumento porque esos están… ¡pasados de moda!

Y es que la generación Z es femenina. El Time hizo el listado de figuras adolescentes (de 14 a 19 años) más influyentes del 2016. De los 30 elegidos, 20 eran chicas. Varias de ellas, como Malala, Lurie o Skai Jackson, con posiciones públicas abierta y beligerantemente feministas.

Algo está cambiando si Emma Watson, superfemenina, se atrevió a posar en portada para la edición británica de Elle (una revista de moda) bajo el lema The fresh face of feminism.

Este el primer peldaño para un cambio más profundo, para un cambio de verdad: que los conceptos se pongan de moda. Porque se empieza en las palabras y se acaba en los hechos.

Parece que esa falta de prejuicios llega de la mano de un mundo con otra idea de género y de identidad, que aboga por su construcción libre, su reinvención, por la creatividad a la hora de definirlos. Un mundo donde, en una cena, lo mismo se habla de transgéneros como de street style.

Es en este contexto en el que los viejos tópicos sobre que una mujer feminista no puede usar tacones o llevar maquillaje o vestirse a última moda ya no tienen sentido.

El hecho de que un hombre se declare abiertamente feminista y se ponga una camiseta que lo dice nos demuestra lo que el feminismo es: una lucha por los derechos humanos y no un debate sobre la identidad femenina.

Ser feminista es creer en la igualdad. Y la igualdad es cosa de todos. Y no se pasa de moda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento