Hace dos años de las elecciones del 27-S. Las elecciones que el independentismo planteó como plebiscitarias y que Junts pel Sí perdió porque no consiguió la mayoría esperada para gestionar su proyecto. Por ello durante estos 24 largos meses JxSí ha tenido que negociar, y mucho, con la CUP para poder sacar adelante incluso la presidencia de la Generalitat.

Dos años de las elecciones plebiscitarias y tres años de la consulta 9-N... y aquí estamos! a las puertas de otro referéndum, el del 1-O, que de nuevo el Tribunal Constitucional ha suspendido… ¡y es asfixiante!

Meses y meses que solo han servido para aumentar los radicalismos en un bando y en el otro. Así de la revolución de las sonrisas hemos  pasado a llamarle fascista a Joan Manuel Serrat y del presunto pasotismo español a un terrible "¡A por ellos, oé"” al paso de la policía. ¡Y da miedo!

Urge cambiar a los dirigentes políticos que nos han traído hasta aquí

El domingo habrá movilización —se equivoca quien no lo crea— y esperemos que la jornada sea pacífica. Que pase rápido, y tras escuchar a unos y a otros asegurando que han ganado, que convoquen de inmediato elecciones en Cataluña y que se precipiten cambios en Madrid. Porque urge cambiar a los dirigentes políticos que nos han traído hasta aquí.

Los ciudadanos estamos cansados, muy cansados.