Tras uno de los peores veranos que se recuerda en Barcelona, la única respuesta de la alcaldesa ha sido denunciar "alarmismo" y decir que no existe una "crisis de seguridad".

Pero la realidad es tozuda y tenemos otro robo violento con víctima mortal, y ya van diez homicidios este verano. Alcaldesa, los ciudadanos nos sentimos inseguros, y un 30% más de robos con violencia no es ninguna campaña.