Ya lo advirtió Xavier Domènech durante la presentación de lo que hasta ahora se conoce como Un Pais en Comú: "tomaré con Albano Dante-Fachín tantos cafés como haga falta hasta llegar al acuerdo". Aquel 3 de marzo ya se habían tomado el primero.

Estos días Podem ha mantenido un pulso con los 'comuns' para conservar su personalidad dentro de la  nueva formación de izquierdas catalana que suma a formaciones diversas como EnComú, BComú, IC-V, EUiA y Equo. Las condiciones básicas eran que los militantes de Podem no  tuvieran que registrarse en el censo de los 'comuns', un código ético y listas abiertas para elegir los órganos de dirección del nuevo sujeto político. Estas condiciones las sometió Dante-Fachín a una consulta entre los militantes de Podem, pero la baja participación le restó fuerza a su amenaza y ha facilitado el acuerdo respetando las demandas. Y entre tanto siguieron las negociaciones (y los cafés) entre Dante-Fachín y Domènech, con la participación de Pablo Iglesias. Hasta este martes 21, cuando sus protagonistas anunciaron el acuerdo primero en twitter donde Domènech aseguró: "tenemos acuerdo" y Dante-Fachín respondió agradeciendo a Domènech "su generosidad". A ello se sumó el abrazo entre Domènech e Iglesias asegurando que "es un día histórico".

El artífice de todo ello, Xavier Domènech, ya ha advertido que "han nacido para ganar Catalunya".