Las investigaciones confirman lo que ya sabíamos: los Pujol son Molt Honorables. Incluso en su jerga. Un Lute se hubiera retratado, sin honorabilidad alguna, con un "mete dos millones en la saca". Lejos del estilo de la madre superiora Ferrusola: "Traspasen dos misales a la biblioteca del capellán". Pura elegancia. En el robar también hay clases.