Más o menos injustamente, los primeros 'triunfitos' se asimilaron a la euforia de la gran burbuja en que se estaba convirtiendo España. Los concursantes de esta edición han crecido con la crisis y tienen un perfil diferente. Están, en general, más formados y más forjados en una sociedad que lleva años acostumbrada al esfuerzo.