Llega mi época del año favorita y, como eurofán declarado, quiero precalentar el ambiente, porque la cosa puede que traiga cola.

La canción y el representante español en Eurovisión saldrán de entre nueve de los concursantes de OT 2018 en una gala que veremos este domingo en La 1. Entre las propuestas, que son diez en total, hay temas atrevidos, monótonos, un dueto y otros que suenan (como suele pasar en estos casos) a otras cosas que ya tienen éxito. Como, por ejemplo, la canción de Carlos Right, un tema compuesto por Morat que suena a eso: a Morat, o incluso a DVicio, y que incluye en su letra la lapidaria frase "Se te nota, nota, nota que yo te gusto una vaina loca".

En el apartado de baladas está Julia, con una canción que suena bien pero pasa desapercibida al lado de la de Noelia, que me recuerda a Pastora Soler, lo que es un arma de doble filo.

Una de las que más me gustan es La venda de Miki, compuesta por un miembro de La Pegatina y. Es divertida, alegre, aunque no es un temazo como los de Álvaro Soler, estoy convencido de que pondría al público más internacional en pie.

Como dice el título de la de Miki y Natalia: Nadie se salva. Las de Marilia y Sabela me gustan pero no me matan. Famous, mi favorito en OT, tiene una de las preferidas, pero se me queda a medio gas como para competir en Europa. Natalia y su canción La clave me gustan, pero sin duda mi favorita es la de María: ella es brutal y el tema la convierte en una versión femenina y rubia de C. Tangana (escuchad su Bien duro). En las redes se comenta que no le apetece ir a Eurovisión. ¿Y si gana y rechaza ir al festival en directo? No sería la primera vez que la lía en prime time. Pese a que ese momentazo televisivo sería oro, me encantaría verla en Israel. Puede ser épico. En mayo os lo cuento desde Tel Aviv.