El primer día ha sido un lío. No para todos, a quienes ya disponen de sistemas de control de entrada y salida les ha sido fácil adaptarse a la nueva norma, pero en la mayoría de las pymes no saben ni qué hacer. Mientras el Ministerio recuerda que han tenido dos meses para adaptarse, los empresarios reclaman mayor concreción. Tan obvio como que hay que acabar con el abuso de las horas extras impagadas es que para lograrlo no basta con la orden que publica el BOE.