Con motivo del adelanto de los relojes el próximo fin de semana, insistimos en que dicho cambio no debería efectuarse. Solo así lograremos que España se rija por el huso horario que le corresponde por situación geográfica, es decir, el del meridiano de Greenwich.

Las ventajas que traería el restablecimiento de la hora europea occidental son las siguientes:

  • El sol saldría una hora antes favoreciendo un despertar más natural.
  • Adelantaríamos los horarios de comida y cena a la una y a las ocho de la tarde, respectivamente, normalizándolos con los de otros países de nuestro entorno.
  • Se fomentaría la jornada continuada con una parada de una hora para comer a mitad de la jornada laboral. Además, al comer más temprano, no sería necesaria la parada para desayunar a media mañana.
  • Se dormiría una hora más, lo cual es beneficioso para la salud y provocaría una disminución de la siniestralidad laboral.
  • Una mejor coordinación del horario laboral con los colegios mejoraría el rendimiento escolar.
  • Una mejor alineación con horarios laborales de otros países.

Por eso, de una vez por todas, es la hora de no cambiar de hora y de asentarnos en el meridiano que nos corresponde, y que abandonamos el 7 de marzo de 1940. Es por eso que el mensaje debe ser claro y contundente: ¡Ya esta bien de cambiar de hora!

Informaciones relacionadas:

Encuesta

¿Estás a favor de que se siga cambiando la hora?

Sí.
13,33 % (3882 votos)
No.
84,33 % (24565 votos)
No tengo opinión al respecto.
2,34 % (683 votos)