Sarah Morris  Corresponsal británica en España

Un postre para una reina

Isabel II tras una recepción en Sandringham para celebrar el inicio del jubileo. La reina ha cumplido 70 años en el trono de Inglaterra.
Isabel II tras una recepción en Sandringham para celebrar el inicio del jubileo. 
GTRES

Dos capas de bizcocho unidas por nata y mermelada de frambuesa y coronadas por un espolvoreado de azúcar glas. La primera vez que vi un Victoria Sponge, un bizcocho de Victoria, fue cocinado por mi padre y tuvo un gran impacto en mi imaginación infantil. Lo apreciamos especialmente, porque mi madre no nos dejaba tomar muchos postres.

Más de treinta años después, ese bizcocho conserva algo de magia para mí; es sencillo de cocinar y sale mejor que la mayoría de tartas de pastelerías caras. Toma su nombre de la Reina Victoria y su popularidad ha sobrevivido casi 200 años, con todos los chefs famosos británicos cómo Jamie Oliver y Delia Smith ofreciendo sus versiones del clásico.

La corpulenta reina Victoria no se puso los límites de mi familia en cuanto al consumo de dulces. Tomaba un trozo todas las tardes con su té, dice la actual Casa Real británica, al compartir el año pasado la receta del chef de postres de la Reina Isabel II.

Ahora que su majestad ha cumplido 70 años reinando, superando al reinado de Victoria y erigiéndose como la monarca británica más longeva, se ha lanzado un concurso para inventar un postre que celebre su aniversario de platino el próximo 2 de junio. El reto no va a ser sencillo porque la idea es que el dulce sea como el Victoria Sponge: que lo pueda cocinar cualquier chef amateur, incluyendo aquellos que organicen fiestas callejeras para celebrar el Jubileo de Platino, y a la vez tiene que ser original, delicioso y pintón. “Se le servirá a la Reina, así que tiene que tener una apariencia acorde", explican los organizadores.

El listón está muy alto. Entre el jurado se encuentra la chef Mary Berry, que pasado de los 70 años y a pesar de vestir cómo una abuela, con falda, jersey floral y perlas, se transformó en una estrella de televisión al juzgar uno de los mayores éxitos de la televisión británica, The Great British Bake-off. Allí los chefs aficionados compiten cocinando postres de todo tipo, creando algunos que son obras de arte, como un concursante que ha conseguido hace poco emular estropajos o un lago lleno de nenúfares.

Bake-off ya va por su duodécima temporada y se puede ver en más de 200 países con producciones locales del programa en unos 35, entre ellos España, Marruecos y México. Si el éxito del programa es indicativo de algo, mucha gente en el Reino Unido se habrá animado a idear una creación platina.

Esta semana los cinco residentes del Reino Unido con las mejores creaciones dignas de un paladar regio recibirán la noticia de que su postre ha conseguido llegar a la final del concurso; una final que se anunciará a tiempo para que la receta ganadora se prepare el fin de semana del 4 de junio. Claro que hay más celebraciones previstas para el Jubileo, incluyendo la plantación de decenas de miles de árboles por la isla; un concierto en vivo desde el Palacio de Buckingham con actuaciones de estrellas mundiales; y un desfile militar en Londres con 1.400 soldados. Pero, de momento, es el concurso de los postres lo que más atención ha captado. Hay que ver si las futuras generaciones cocinan con gusto el postre ganador que triunfe.

'Victoria sponge'
'Victoria sponge'
ROYAL.UK
Mostrar comentarios

Códigos Descuento