Helena Resano  Periodista

El fiasco del ‘brexit’

Una gasolinera fuera de servicio por falta de abastecimiento de combustible, en Londres, Reino Unido.
Una gasolinera fuera de servicio por falta de abastecimiento en Londres.
FACUNDO ARRIZABALAGA / EFE

Que el brexit está siendo un desastre creo que los británicos ya lo han pillado. A estas alturas saben muy bien que todo lo que prometieron Johnson y Farage en su histriónica campaña fue una gran mentira. Nadie hizo un estudio real, minucioso y serio de lo que iba a suponer salir de la Unión Europea. Solo se habló de soberanía, de retomar las riendas, de dejar de estar condicionados por las decisiones que se tomaban en Bruselas. La palabra libertad era la que repetían una y otra vez, todo iba a cambiar una vez libres… Pero ni una palabra de lo que iba a suponer a su economía y a la vida de miles de británicos el aislarse y cerrar sus fronteras. Todo iba a ir bien, qué digo bien, ¡más que bien!

Les falta mano de obra. 100.000 solo para el sector del transporte. Miles para el sector cárnico y otros miles para el sector servicios. Y no tener esa mano de obra se traduce en estanterías de supermercados vacías, en residencias sin personal especializado y en colas eternas para poder llenar el depósito de gasolina del coche. La paciencia de muchos británicos se ha agotado hace mucho tiempo. La imagen de conductores pegándose por un surtidor, de puñetazos y peleas en las gasolineras, es la paradoja de un brexit que, de momento, está siendo un enorme fiasco.

"Miles de británicos no pueden moverse porque la gran mayoría de las gasolineras de las grandes ciudades se han quedado sin suministro"

Lo peor es que quienes empujaron al país a esto no son capaces ya ni de asumir los errores de cálculo, simplemente han decidido atrincherarse y negar la evidencia. Dos ministros del Gobierno de Johnson han asegurado esta semana, sin despeinarse, que lo que estamos viendo estos días es por la avaricia de algunos británicos, que están haciendo acopio de combustible. Todo muy lógico, sí señor: es lo que hacemos muchos cada lunes, ir a la gasolinera y llenar bidones de combustible para guardarlos en casa. Podríamos reírnos a carcajadas si no fuera en realidad un enorme drama: una señora lloraba desconsoladamente porque no tenía gasolina para poder llevar a su marido al médico. Hay miles de británicos que no pueden moverse porque la gran mayoría de las gasolineras de las grandes ciudades se han quedado sin suministro.

Johnson está evitando por todos los medios la imagen de soldados al volante de camiones que salven esta situación de desabastecimiento. Pero visto lo visto, no le va a quedar más remedio.

Hay un proverbio chino que seguro que han escuchado muchas veces y que viene al pelo para definir esta situación: "Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos". Quienes votaron brexit creyeron que esto iba a ser así. Preferían la velocidad a la distancia. Hoy se han dado de bruces con la realidad. No solo no están yendo más rápido, es que tampoco parece que puedan llegar muy lejos con los depósitos vacíos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento