Borja Terán Periodista
OPINIÓN

La lección en ficción (y vida) que nos deja Gunther de 'Friends'

Gunther en el Central Perk de 'Friends'
Gunther en el Central Perk de 'Friends'
NBC
Gunther en el Central Perk de 'Friends'

Pocos conocían su nombre real: James Michael Tyler. Porque no era un actor protagonista. Siempre al fondo, en gran parte de los capítulos sin frase, simplemente como un figurante. Pero un figurante que recuerda que la vida es eso, el trabajo en equipo. También en los repartos de actores. Y, en la ficción, para que brillen los cabezas de cartel es necesario el contrapunto que te hace más grande. Es lo que logró con su trabajo interpretativo James Michael Tyler.

Aunque para todos sea simplemente Gunther, el entrañable personaje que estuvo una década poniendo cafés en el icónico Central Perk de Friends. Así, poco a poco, un personaje que seguro que en los primeros guiones aparecía como "Camarero", adquirió nombre y motivación: estar enamorado en secreto de Rachel, trama que se estiró a lo largo de las diez temporadas de la serie.

Este domingo, saltaba la noticia: James Michael Tyler ha muerto a los 59 años. Aunque su filmografía está salpicada de otros trabajos, Tyler alcanzó la popularidad estratosférica gracias a un único personaje que podía haber pasado desapercibido y al que con su actitud logró impregnar de un carisma brutal. Tal es así, que todos recordamos su nombre de la misma manera que recordamos el de Ross o Phoebe.

"Todos hemos sido Gunther alguna vez (o muchas veces), enamorados de alguien que no se entera ni ve las miles de señales que le mandamos".

Lo que iba a ser una figuración o pequeña parte se transformó progresivamente en uno de los más recordados habitantes de los decorados de Friends. No solo del Central Perk, pues en algunos capítulos también visitó los pisos separados por un descansillo. Y la serie inicialmente podía haber ido cambiando de camarero de un día para otro sin que nos percatáramos. Pero cuando James Michel Tyler dio vida a Gunther, los astutos creadores de la sitcom supieron ver que su interpretación había creado un personaje con un magnetismo especial y una presencia icónica en la barra, en esa escenografía de mentira a la que él otorgaba verdad. Y el público lo recibió empatizando con el personaje desde el primer momento, porque entre risas, simboliza con precisión el amor no correspondido. Porque todos hemos sido Gunther alguna vez (o muchas veces), enamorados de alguien que no se entera ni ve las miles de señales que le mandamos.

Gunther cambió la vida a James Michael Tyler. Pero fue James Michael Tyler quien dio presencia a Gunther para que no fuera un personaje de un solo uso y trascendiera el recuerdo de la audiencia. De hecho, Tyler formó parte esencial del reencuentro de Friends hace unos meses en HBO. Él o Maggie Wheeler (la famosa Janice oh-dios-mío) representan a la perfección a esos recordados secundarios que enriquecieron enormemente la serie.

"No hay trabajo pequeño, no hay frase desdeñable, porque hasta las partes más anecdóticas hay que dotarlas de humanidad"

En España, ha sucedido en otros niveles. En nuestra sitcom más clásica, 7 vidas de Telecinco, Gonzalo de Castro empezó como camarero que se llamaba como él, Gonzalo, y, capítulo a capítulo, frase a frase, se convirtió en protagonista total, descubriéndonos a un gran actor. Es otro de los claros mensajes de este mundillo (y de la vida en general): no hay trabajo pequeño, no hay frase desdeñable, porque hasta las partes más anecdóticas hay que dotarlas de humanidad. Y conseguir que el espectador se enamore de ti, aunque Rachel nunca lo hiciera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento