OPINIÓN

3 mg de Ubicaína

Aitana responde con feminismo a quienes la critican
La cantante Aitana.
Wochit

Hay una canción del ‘frikipop’ patrio que me gusta sobre las demás: dejando a un lado los villancicos de Leticia Sabater, las canciones de GH o el himno de Hotel Glam, el Ubikaina, de Amor Romeira, me fascina. Clara, directa y sirve para que se la cantes a todas aquellas personas que, por la razón que sea, necesitan ubicarse un poco.

Estas semanas se ha hablado bastante de Aitana en relación a la multitud de colaboraciones que ha publicado recientemente con artistas de todo tipo. Algunos, que quizás se pasan de críticos, solo ven en la triunfita intentos desesperados de buscar un rotundo éxito internacional que no llega nunca.

En su día criticaron a Chenoa por dejar su estilo cabaretero empoderado de temas como Cuando tú vas o En tu cruz me clavaste y pasarse a un estilo más de cantautora. Ana Guerra ha ‘tirado a la basura’ un disco latino para hacer algo que sintiese más de verdad, y esta misma semana unos cuantos osados han criticado Lágrimas de un ángel, lo último de la Naranjo, porque no es lo que esperan de ella y dicen estar cansados de su registro operístico.

Otros, nos hemos despachado a gusto contra las Spice Girls por la reedición por su 25.º aniversario de su discazo Spice. Queremos temas nuevos y, sobre todo, verlas en concierto.

Siento que algunos de nuestros artistas están más perdidos que un turista americano en las fiestas patronales de mi pueblo en La Rioja y que van publicando cosas y dando palos de ciego continuamente para ver si por algún lado les suena la flauta, pero ¿hasta qué punto tiene que hacer un artista lo que su público espera de él? ¿Ubicaína para ellos o para sus fans? Es para pensarlo, ¿verdad?

Hay más casos: Lady Gaga, Dani Martín y el no regreso de El canto del loco, lo nuevo de Adele… y Motomami, el esperado regreso de Rosalía. Pero ese drama aún está por llegar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento