Muere por una camiseta de la selección española

Ulbio Ramón, de 37 años, ha fallecido a la 1.45 de la madrugada por culpa de un golpe que se dio ayer en la cabeza, tras recibir un puñetazo de Oleg, un ucraniano que quería la camiseta de la selección española de fútbol, que la víctima llevaba puesta.
La agresión tuvo lugar en la glorieta de Embajadores (foto: Ayuntamiento de Madrid).
La agresión tuvo lugar en la glorieta de Embajadores (foto: Ayuntamiento de Madrid).
Ayuntamiento de Madrid
El ecuatoriano fue ingresado en la Clínica de la Concepción de Madrid, donde llegó tras ser agredido durante la discusión, según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía. La policía detuvo al supuesto agresor, Oleg Malyavchykha, de origen ucranio y de 34 años.

Los hechos se produjeron sobre las tres de la tarde del martes en la

glorieta de Embajadores, cerca de una boca de metro, y fue presenciado por una patrulla de agentes en moto, que vieron como un hombre golpeaba violentamente a otro en la cara y lo tiraba al suelo.

Los agentes detuvieron al supuesto agresor y se acercaron a atender a la víctima, que ya estaba inconsciente y sangraba profusamente por la nariz y, aparentemente, también por la boca, precisó la Jefatura Superior de Policía.

Por una camiseta de la selección

Fuentes de la investigación indicaron a Efe que la agresión fue precedida por una discusión que entablaron el ecuatoriano y el ucraniano cuando el primero se negó a darle una camiseta de la selección española que le pedía el segundo.

El supuesto agresor fue conducido por la policía a la comisaría de Arganzuela.

Los facultativos del Samur-Protección Civil desplazados al lugar atendieron a la víctima, que presentaba traumatismo craneoencefálico severo causado, al parecer, tanto por la agresión sufrida como por el golpe que se dio al caer violentamente contra el suelo, explicó a Efe Emergencias Madrid.

El herido, según las mismas fuentes, ingresó en estado crítico en la Clínica de la Concepción, donde permanecía a ultima hora de la tarde en la UVI. Los médicos temían por su vida.

El supuesto agresor y la víctima residen legalmente en España y carecen de antecedentes policiales, según la Jefatura Superior de Policía.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento