Un grupo de jóvenes, en su mayoría chicas, entraron el jueves desnudos de cintura para arriba en la capilla del Campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid, al tiempo que gritaban eslóganes y frases de autores cristianos sobre la mujer.

Además, durante la escena, leyeron un manifiesto con afirmaciones y juicios contra la Iglesia y sus enseñanzas, pusieron carteles en los tablones de anuncio de la entrada a la capilla y en los bancos de la misma.

El Rectorado ha reiterado la "necesidad de mantener el respeto a la pluralidad de cultos"Los hechos, que duraron alrededor de 15 minutos, han  sido condenados por el Arzobispado de Madrid, desde donde se han referido a ellos como "ataques". Ante estos actos "absolutamente reprobables, que son objeto de delito, y que denigran en primer lugar a quienes los cometen", el Arzobispado ha elevado su queja al Rectorado de la Universidad. Todo la escena fue fotografiada y filmada por personas que los acompañaban.

El Arzobispado considera "indigno que, en una sociedad democrática donde se pide el respeto a las personas, a las instituciones religiosas y al derecho de celebración pública de la fe", algunos jóvenes puedan "manchar con este tipo de comportamientos el buen nombre y trabajo de la comunidad universitaria".

Por su parte, el Rectorado de la UCM ha condenado los hechos y ha reiterado "la necesidad de mantener el respeto a la pluralidad de cultos y creencias religiosas". El Rectorado señala en un comunicado que "abrirá un expediente informativo con objeto de delimitar posibles responsabilidades".

No hay denuncias

Pese al revuelo causado, aún no se ha interpuesto ninguna denuncia. En su comunicado, el Arzobispado sí ha recordado que estas acciones son un atentado a la libertad de culto y una profanación de un lugar sagrado, lo cual conlleva "penas canónicas en el caso de que quienes las han cometido estén bautizados".

Consulta aquí más noticias de Madrid.