Más de 60 profesores de Religión de Castilla La Mancha han pedido este sábado en Ciudad Real el fin de la "discriminación" que, en su opinión, padecen con respecto a otros profesores.

Estos docentes han participado en la 'II Jornada Regional de Profesores de Religión de Castilla La Mancha', que ha organizado la Central Sindical Independiente de Funcionarios (CSI.F), en la que han recordado que la Religión "es una asignatura más".

Castilla-La Mancha la tercera comunidad española en donde más padres piden la asignatura de religión para sus hijos, según ha explicado el portavoz de la jornada y profesor de religión, Gerardo Vicente López, miembro de la ejecutiva regional de CSI.F.

Vicente ha dicho que estos profesores deben dar 25 horas lectivas a la semana, frente a las 23 de los demás profesores y que están excluidos de la mesa general de negociación.

Durante la jornada, se ha analizado y adoptado posiciones y reivindicaciones ante la situación laboral de este colectivo y las negociaciones con la Consejería de Educación, así como sobre las problemáticas existentes en la enseñanza Primaria y Secundaria de la región.