Movimiento 20 de febrero
Una de las creadoras del Movimiento 20 de febrero, Tahani Madmad, durante la lectura de su comunicado en el que explican las razones para su protesta del domingo. Zacarías García / EFE

Los principales partidos políticos marroquíes con representación parlamentaria se han desmarcado de las protestas convocadas para este próximo domingo en todo el país a favor de una constitución democrática, aunque defendieron el derecho a manifestarse pacíficamente.

Las juventudes del nacionalista Istiqlal, al que pertenece el primer ministro, Abás el Fasi, reconocieron el derecho a la manifestación pacífica, pero expresaron sus "reservas" acerca de la manera en que los convocantes han apelado a hacerlo este próximo domingo. Se podría entrar en un abismo de desesperación

En un comunicado recogido por la agencia oficial MAP, las juventudes de ese partido alertaron, en referencia a la marcha convocada, contra "los peligros de entrar en un abismo de desesperación que podría engendrar tensiones religiosas, étnicas, raciales, lingüísticas y regionales".

Por su parte, el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM) -que creó en 2008 el llamado por la prensa marroquí "amigo del Rey", Fuad Ali el Himma- defendió "el derecho inalienable de todo ciudadano a protestar pacíficamente" conforme a la ley, en otro comunicado.

La formación política agregó que "todas las categorías sociales" tienen derecho a reivindicar y a luchar por sus aspiraciones, y llamó a "escuchar las voces de las nuevas generaciones".

A su vez, el islamista Partido Desarrollo y Justicia (PJD) indicó que no "se siente aludido" por las llamadas a manifestarse el 20 de febrero, y también puso en tela de juicio a los convocantes de la marcha.

En una declaración al diario Assabah, el presidente del Consejo Nacional del PJD, Saadedín Othmani, aseguró que no disponen de "ninguna información acerca de la identidad de las partes en el origen de esa llamada ni de quién se encuentra detrás". Muchos partidos se desmarcan de las protestas porque dicen desconocer a los organizadores

Por su parte, la Unión Constitucional (UC), que también apoya al Gobierno, afirmó en un comunicado comprender a los jóvenes, aunque destacó los avances en materia de derechos y democracia producidos durante el reinado de Mohamed VI y rechazó unirse a la protesta.

En este sentido, la UC aseguró "no sentirse aludida por las llamadas confusas a organizar marchas y sentadas" este próximo domingo y señaló que no ha sido consultada al respecto y "no conoce a sus organizadores".

El Movimiento 20 de Febrero, que agrupa a los jóvenes que a través de Internet han convocado las protestas del domingo, pedirá ese día el establecimiento de una "constitución democrática" y la disolución del Gobierno y el Parlamento.

Los jóvenes han bautizado la protesta como el Día de la Dignidad, y celebrarán movilizaciones en las principales ciudades de Marruecos, a las que se han sumado grupos como el ilegalizado movimiento islamista Al Adl wal Ihsan (Justicia y Caridad), partidos de izquierda o asociaciones de derechos humanos.