"En tanto en cuanto yo sea conselleiro, no se aplicará". Así lo ha garantizado el conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas, Agustín Hernández, en relación al canon del agua para los pozos particulares; mientras que para las traídas vecinales ha afirmado que en la práctica están "exentas", porque su cobro tendría un coste superior para las arcas públicas de lo que percibirían éstas por su repercusión.

Durante su intervención, el conselleiro de Medio Ambiente explicó que los usuarios que tengan captaciones propias, como pozos o manantiales, "no tendrán que pagar el pago del agua". En este sentido, indicó que esta situación se debe a que, tal y como establece la Ley del Agua, se aplicará una bonificación del 90 por ciento a las comunidades de usuarios, que es como se llama a las traídas vecinales, por lo que en la práctica tampoco tendrán que pagar el canon.

Al respecto, ha hecho un reconocimiento al "esfuerzo" realizado por los habitantes del rural cuando afrontaron la necesidad de disponer de un servicio "tan elemental como es el agua" y que, por razones de diversa índole, las administraciones no les proporcionaron a estos usuarios. De ahí las bonificaciones que se establecen en la nueva Ley del Agua, explicó.

Del mismo modo, recordó que la Ley de Aguas también recoge que los usuarios agrarios, ganaderos y forestales quedan exentos en el pago del canon puesto que estas actividades representan un elevado porcentaje de consumo en las traídas vecinales.

Así las cosas, el conselleiro de Medio Ambiente ha resumido que, aunque no existe una "exención expresa" en la ley para los pozos particulares o comunidades de usuarios, la configuración del propio tributo hace que en la práctica estén "exentos" del pago, porque su coste resultaría superior para las arcas públicas de lo que se percibiría por su repercusión. "En tanto en cuanto yo sea conselleiro, no se aplicará", proclamó Agustín Hernández.

Bronco debate

Este compromiso del conselleiro surgió a raíz de una pregunta parlamentaria formulada por el popular José López Campos, quien dedicó su intervención a arremeter contra los grupos de la oposición por practicar una política de "pancarta" y emprender una campaña de "mentiras" sobre el cobro del canon del agua.

La intervención del parlamentario del PPdeG motivó las protestas de las bancadas de la oposición en el bronco debate e incluso la socialista Carmen Gallego y el nacionalista Carlos Aymerich pidieron la palabra por alusiones —no podían participar en el debate ya que se trataba de una pregunta de control al Gobierno—, pero la presidenta de la Cámara, Pilar Rojo, la denegó.

Tras esta intervención, los sucesivos miembros de la oposición, como las nacionalistas Carme Adán o Ana Luisa Bouza y los socialistas Guillermo Meijón e Ismael Rego, fueron advirtiendo del "precedente" de que un conselleiro anunciase que no fuese a cumplir su propia ley al asegurar que no se va a aplicar el canon que está recogido en la normativa recientemente aprobada en la Cámara autonómica.

Además, Bouza reprochó a la jefa del Legislativo que no diese la palabra a los grupos de la oposición para defenderse de las manifestaciones de López Campos, quien acusó a socialistas y nacionalistas de ser el "lado oscuro" de la política con su práctica opositora.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.