ARCO
Una de las obras expuesta en una edición anterior. ARCO Madrid

La feria internacional de arte contemporáneo ARCO cumple treinta años y estrena director, Carlos Urroz, en una edición en la que, con 197 galerías de 21 países y con Rusia como invitada, se dará especial importancia a la participación de los países hispanoamericanos.

Desde el próximo día 16 hasta el 20, Madrid se convertirá en centro internacional del arte contemporáneo en una edición en la que Urroz ha introducido algunas novedades y en la que se quiere mantener alejada la palabra crisis, gracias al clima optimista que vive el mundo del arte.

La presente edición es para nuestro país un acontecimiento excepcional En los pabellones 8 y 10 de IFEMA, 117 galerías participarán en el Programa General; 39 formarán parte del programa ARCO 40, en el que cada galería muestra el trabajo de un máximo de tres artistas, y 14 salas estarán incluidas en el programa Solo Projects: Focus Latinoamérica. Este proyecto es una de las novedades de la trigésima edición de ARCO y con él se pretende mostrar el panorama de la creación emergente iberoamericana.

Patrocinado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), con este espacio "se va a crear una nueva conexión con los países iberoamericanos, con los que tenemos la obligación de trabajar más", señaló el presidente de Ifema, Luis Eduardo Cortés, durante la presentación de la feria, a la que han sido invitados 150 coleccionistas internacionales.

En el ámbito de la celebración del Año Dual 2011 de España en Rusia y de Rusia en España, el programa Focus Rusia contempla la participación de ocho galerías de diferentes lugares del país seleccionadas por Daria Pyrkina, comisaria del Centro Nacional de Arte Contemporáneo y profesora de la Universidad Estatal Lomonosov de Moscú.

Además, contará con la presencia de diez instituciones relacionadas con el mundo del arte contemporáneo ruso, poco conocido en nuestro país, según el embajador en España, Alexander Kuznetsov.

Se quiere mostrar una concepción más moderna de los dos países "La presente edición es para nuestro país un acontecimiento excepcional. Nuestra participación está pensada como uno de los elementos principales del Año Dual, cuyo objetivo es acercar a nuestras sociedades civiles, más que a nuestros estados", afirmó Kuznetsov.

Con este fin se quiere también mostrar una concepción más moderna de los dos países "y abrir nuevos horizontes para el estrechamiento de lazos", comentó el embajador, quien consideró que en España se conoce la literatura clásica y la música rusas, "pero mucho menos la pintura", a excepción de los iconos o las vanguardias del principios del siglo XX.

Consulta aquí más noticias de Madrid.