Esta miércoles se ha puesto en servicio el elevador de la Media Luna, un ascensor que salva un desnivel de 20 metros facilitando la conexión entre el paseo fluvial del Arga en el entorno del Molino de Caparroso, a la altura del Club Natación, y el II Ensanche, a través del parque de la Media Luna.

En el primer trayecto del ascensor han viajado la alcaldesa de Pamplona, Yolanda Barcina, y la delegada del Gobierno de Navarra, Elma Sáiz, acompañadas por otros miembros de la corporación, el director del área de Fomento de la Delegación del Gobierno en Navarra, Alejandro Lara, personal directivo del Club Natación y el equipo técnico responsable. A partir de esta visita, la nueva dotación ha quedado abierta al público.

El ascensor podrá realizar 50 trayectos cada hora (1,6 metros por segundo) con 21 personas por viaje. Esta nueva infraestructura se incluye dentro de los proyectos financiados íntegramente por el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEILES), con un importe en este caso de 1.100.689 euros.

Las obras del ascensor y de la pasarela que lo comunica con el fortín de San Bartolomé han sido ejecutadas por la empresa Guillén Obras y Proyectos S.L. sobre un proyecto de los ingenieros Oscar Mongay y Maite Mariezcurrena.

En el acto de inauguración, la alcaldesa de Pamplona ha resaltado que este es el quinto ascensor en la ciudad y ha valorado el trabajo de la capital navarra por la "accesibilidad". "Apuesta decidida por que Pamplona sea más accesible", ha dicho, para destacar la nueva conexión entre la zona norte de Pamplona y el centro de la ciudad.

La delegada del Gobierno, Elma Sáiz, ha destacado por su parte que para "transformar Pamplona hace falta tomar decisiones acertadas, elegir obras adecuadas, pero también hace falta la colaboración tan importante entre el Gobierno de España y el Ayuntamiento".

Un faro y un mirador sobre el río

El ascensor está montado sobre una estructura de vigas de acero corten-cajón continuas, dobladas en ángulo recto, que en su parte superior sirven de soporte a un tramo de pasarela y en el resto forman el núcleo de comunicación vertical. La estructura del ascensor tiene un acabado 'oxidado' en acero granallado y la torre que contendrá el elevador estará acabada en vidrio de seguridad e iluminada, a modo de 'fanal'.

La pasarela peatonal, de 20 metros de longitud, que tiene una marquesina de vidrio para proteger a los viajeros de las inclemencias del tiempo, salva la distancia entre la base del ascensor y el fortín de San Bartolomé donde se apoya. El ascensor tiene unas dimensiones de 1,95x1,65 metros y admite una carga de 1.600 kilos, equivalente a 21 personas.

Esta infraestructura se pone en uso después de obtener la preceptiva homologación, un proceso específico porque la fabricación de este elemento no es parte de un procedimiento 'en serie', sino que se ha diseñado a medida para el lugar en el que está instalado.

Una actuación integral

Según ha indicado el Ayuntamiento, la obra de instalación de este elemento ha incluido la adecuación del lienzo de muralla de la parte baja del fortín de San Bartolomé y del muro comprendido entre esta y las escaleras de acceso desde la bajada del Labrit.

Asimismo se ha intervenido en unos cien metros de talud bajo la muralla en el parque de la Media Luna (tramo entre el vial de acceso al Club Natación y la nave de la Escuela Taller municipal de Soldadura) con el objetivo de restaurar y equilibrar la composición del talud, establecer un sistema de drenaje y ajardinarlo. En total se ha actuado en unos 1.550 metros cuadrados.

Consulta aquí más noticias de Navarra.