Manifestantes en Egipto
Manifestantes participan en una protesta  en las calles de El Cairo (Egipto) MANUEL DE ALMEIDA / EFE

La semana de la ira en Egipto está poniendo en la encrucijada al Gobierno de Hosni Mubarak. Un movimiento popular, sin cabezas ni ideologías visibles, ha echado a la calle al país para pedir el fin de un régimen que domina el país desde hace tres décadas y ha logrado que la oposición, prohibida y en muchos casos con escasa representación política, esté negociando con el Ejército una posible transición.

Sin embargo, con la palabra oposición ¿a quiénes nos referimos? "Esa es la pregunta del millón", responde Haizam Amirah Fernández, investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe del Real Instituto El Cano.  "Egipto no es el Irán de 1979 -fecha de la revolución islámica-, ni el mundo es el de entonces: antes se movilizaban a través de cintas de cassette y ahora está Facebook".

Esto no es el Irán de 1979: allí se movilizaban con cintas de cassette, aquí con FacebookEl movimiento popular que lleva siete días poniendo en jaque a presidente Mubarak parece haber estado impulsado por el Movimiento 6 de abril, un agrupación que aunque parezca juvenil es mucho más amplia: amalgama gente de muchas ideologías, creencias, edades y orígenes sociales.  Su seña de identidad la han dejado patente en Internet y las redes sociales, por donde han logrado movilizar y coordinar a la población en sus protestas sin necesidad de que los opositores -ni ElBaradei, ni los Hermanos Musulmanes, ni otros partidos- se adhirieran a la revuelta, sobre todo en los primeros días. Su impacto en Internet puede estar tras el bloqueo en las telecomunicaciones que vivió el país durante el fin de semana.

"No tienen cabeza visible ni apuntan a una ideología concreta, son un movimiento que exige un sistema participativo y una separación de poderes en el país, algo que no tiene ningún estado árabe en la actualidad", asegura Amirah Fernández.

Lo que sí hay que tener en cuenta es que el islamismo de los Hermanos Musulmanes -probablemente el grupo opositor más popular- no es la única opción para el futuro del país si finalmente Mubarak cede y abandona el poder. Todo parece apuntar a que el Ejército será la clave, pero todos los opositores parecen saber que ningún totalitarismo servirá para sustituir al de Mubarak.Por sí solo, ninguno de estos grupos "será capaz de representar a toda la población y ninguno se va a arriesgar a formar un nuevo régimen que sea castigado por la comunidad internacional eliminando las ayudas" económicas y alimentarias. "Es una simple cuestión de supervivencia", asegura este investigador del mundo árabe.

Nadie se va arriesgar a un nuevo régimen que sea castigado por la comunidad internacionalA este respecto apuntan las negociaciones entre los opositores coaligados por ElBaradei y los Hermanos Musulmanes por crear un comité para negociar con el Ejército. "Los Hermanos Musulmanes no toman decisiones por sí mismos, sin contar con las fuerzas nacionales", aseguró un líder de la agrupación islámica Essam el Erian.

"Si Mubarak se marcha, la única alternativa que parece viable será la de pactar un Gobierno concertado -y en el país hay mucha gente preparada para lograr tal fin- como en Túnez y empezar una transición que acabe con una profunda revisión constitucional", que dé al país un sistema participativo y con división de poderes. "Después de tres décadas de autoritarismo, los egipcios saben muy bien que ningún autoritarismo es bueno", concluye Amirah Fernández.

Los principales grupos opositores

Asociación nacional por el cambio (NAC)

Es un gran grupo de presión política formado bajo el liderazgo del premio Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei, tras su regreso al país durante la semana pasada. Agrupa a figuras de distintas ideologías desde liberales hasta islamistas de los Hermanos Musulmanes.

ElBaradei es un reputado diplomático egipcio que en los años 80 trabajó con las Naciones Unidas y cuya labor al frente del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), le valió el premio Nobel de la Paz en 2005. Es sin lugar a dudas, una de los candidatos fijos a una figurar en una posible transición siempre y cuando Mubarak abadone el poder. ElBaradei también ha mantenido conversaciones con Amr Moussa, antiguo ministro de Exteriores y actual secretario general de la Liga Árabe. No se sabe oficialmente si Moussa se ha unido al NAC, pero es uno de los personajes que también suena con fuerza para un posible futuro político: a pesar de haber sido ministro con Mubarak, en los últimos tiempos ha sido crítico y no ha ocultado su intención de presentarse a unas hipotéticas elecciones generales.

Los Hermanos Musulmanes

Son un partido político de idelogía profundamente islámica  fundado en 1928. Aunque ha sido un grupo fundamentalista, que busca crear una teocracia en Egipto y ha apoyado la yihad en numerosas ocasiones, este grupo se ha ido moderando en los últimos años hacia posturas menos ultraconservadoras, aceptando ideas liberales, pluripartidismo (aceptando, incluso a coptos y comunistas) y varios de sus líderes rechazan la violencia -de hecho durante estos días diversos ulemas y miembros del partido han pedido actitudes pacíficas a los manifestantes-. Postura que, entre otras cosas, ha hecho variar la posición de los EE UU -desde la invasión a Irak en 2003- hacia ellos: desde considerarlos como terroristas a hacer un llamamiento a su integración en un sistema democrático.

Han estado prohíbidos en el Egipto de Mubarak, aunque llegaron a tener representación parlamentaria presentándose sus candidatos como independientes.

Otros partidos

No son los grupos anteriormente citados las únicas opciones en Egipto, también figuran y son importantes el liberal demócrata partido Wafd -que tiene una mínima representación parlamentaria y que aunque no se unió a las protestas dio permisos a sus bases jóvenes a hacerlo- y el partido Al Gahd -centrista, liberal y secular, liderado por un opositor que estuvo tres años en la cárcel-, que se unió inmediatamente a la protesta y que está integrado en el comité negociador junto a ElBaradei y los Hermanos Musulmanes.