La Policía carga contra la protesta de miles de manifestantes en Túnez

Una protesta contra el presidente de Túnez.
Una protesta contra el presidente de Túnez.
REUTERS

Las fuerzas policiales han disuelto este viernes con gases lacrimógenos a miles de manifestantes que exigían la salida del poder del presidente, Zine el Abidine Ben Alí, ante la sede del Ministerio de Interior en el centro de Túnez.

Las marchas habían comenzado horas antes en las calles del centro de Túnez con consignas contra el presidente, pese a sus promesas de llevar a cabo un profundo cambio político y económico y no presentarse a las próximas elecciones presidenciales de 2014.

En la concentración ante la sede del Ministerio se habían congregado ya más de 8.000 personas y seguían acudiendo más personas con flores y pancartas con el transcurso de las horas.

Muchos manifestantes se habían sentado en las calles y aseguraban que no pensaban abandonar el lugar hasta conseguir la salida del poder de Ben Alí. Los participantes se congregaron en torno a una pancarta escrita con letras rojas en la que se leía: "Ben Alí asesino".

Gases lacrimógenos

En un momento dado y cuando algunos jóvenes intentaban encaramarse a las ventanas del edifico que alberga al departamento de Interior, las fuerzas antidisturbios comenzaron a disparar proyectiles de gases lacrimógenos contra los manifestantes.

Los congregados comenzaron a huir despavoridos en todas direcciones y la céntrica avenida Habib Burguiba, donde se encuentra la sede de Interior, comenzó a llenarse de un humo irrespirable. Un grupo de jóvenes, al salir en estampida, empezaron a tirar piedras contra los coches ante la puerta del Ministerio de Turismo situado justo enfrente del de Interior, pero fueron dispersados enseguida por los efectivos policiales.

Decenas de fuerzas especiales antidisturbios se encuentran desplegadas en la avenida Burguiba y furgonetas policiales circulan rápidamente de un lado a otro.

La concentración quedó totalmente disuelta y se desconoce por el momento si la carga policial ha provocado víctimas. No obstante, en el centro de la capital tunecina los disturbios se reprodujeron por la tarde. Las cargas de la Policía se repitieron en el centro y en las calles adyacentes a la avenida Habib Burguiba, donde tanquetas militares tomaron posiciones alrededor de la sede del Ministerio del Interior.

Testigos presenciales indicaron que una clínica fue incendiada en el barrio capitalino de El Menzah y que varios comercios y locales públicos resultaron igualmente dañados. El Palacio de Cartago, a 15 kilómetros de Túnez, se encuentra también rodeado por tanques del Ejército y numerosos efectivos militares, señalaron habitantes de la zona.

En otras regiones del país se han registrado igualmente enfrentamientos violentos entre manifestantes y las fuerzas policiales.

Disturbios tras el discurso

En un discurso retransmitido el jueves por la noche por la televisión estatal, Ben Alí se comprometió a acometer "profundos cambios" políticos y económicos en el país, incluida la celebración de unas elecciones presidenciales "pluralistas en las que se garantice la alternancia".

Aseguró además que había dado orden a las fuerzas de seguridad de no disparar contra los participantes en las protestas.

No obstante, al menos 13 personas murieron y cerca de 50 resultaron heridas este jueves por la noche en la capital tunecina tras la intervención del presidente, informaron este viernes fuentes hospitalarias. Las mismas fuentes apuntaron que los cadáveres de tres personas alcanzadas por disparos de bala llegaron al hospital de Le Kram, cerca de Túnez y a un kilómetro del Palacio de Cartago, mientras que otros diez cuerpos ingresaron en el centro sanitario Charles Nicole de la capital.

El Gobierno ha reconocido hasta el momento 21 muertos en las protestas sociales en todo el país desde que comenzaron las revueltas el 17 de diciembre, mientras que los sindicatos y las organizaciones de derechos humanos hablan de más de 60 víctimas mortales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento