Revueltas en Túnez
Unos jóvenes queman el retrato del presidente Ben Alí en una protesta. REUTERS

Túnez vive desde mediados de diciembre una ola de contestación social en varias ciudades del país agravada por una fuerte represión policial que ha causado oficialmente 21 muertes, cientos de detenciones y ha propiciado la destitución del ministro del interior. No obstante, la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) asegura que tiene ya identificados a 66 muertos a causa de los disturbios, según ha informado su presidenta, Souhayr Belhassen.

¿Cómo es Túnez?

Es un país situado al norte de la costa mediterránea africana. Es el más pequeño del Magreb. Con una población estimada en 10.3 millones de habitantes. Aproximadamente el 40% de este país está compuesto por el desierto del Sahara, mientras que el resto es suelo fértil y adecuado para la agricultura. Tiene 1.300 km de costa. Limita con Argelia y Libia. Hasta ahora era el país del norte de África menos conflictivo. Sus playas, su sol, su aire europeo pero exotismo árabe eran el gran reclamo para el turismo de este país que cuenta con un 98% de población musulmana. Es el socio norteafricano de la UE que más ayudas recibe per cápita aunque en términos absolutos le supera Marruecos.

¿Quién gobierna?

El presidente,  Zine el Abidine Ben Alí, lleva más de veinte años al frente de la jefatura del Estado, cargo que revalidó en 2009 con el 87% de los votos. Se enfrentó a tres aspirantes. Dos eran de formaciones afines al régimen y el tercero, del partido Ettajid (Renovación) cuyo lema era "romper con el autoritarismo, el reparto desigual de la riqueza, el nepotismo".

¿Cuál es el origen de las protestas?

Los disturbios estallaron el pasado 17 de diciembre cuando un joven de 26 años se quemó a lo bonzo en la localidad turística de Sidi Bouzid para denunciar abusos administrativos, después de que la Policía le confiscara las frutas y legumbres que vendía en la calle, con el argumento de que carecía del permiso para esa actividad. Desde ese día las revueltas sociales están protagonizadas por jóvenes que gritan consignas contra el Gobierno, lanzan cócteles molotov y se enfrentan a pedradas con la Policía. Subyace el clima de descontento por el aumento del paro (que roza el 15% y afecta sobre todo a los universitarios), la corrupción y el empeoramiento de la situación económica. Las sucursales bancarias, sedes de organismos oficiales y comisarías son el principal objetivo de la ira de los tunecinos en las protestas.

¿Cuál es la cifra de muertos?

La última cifra oficial de víctimas proporcionada por el Gobierno el martes hablaba de 21 muertos en todo el país desde que comenzaron los disturbios a mediados de diciembre, mientras que los partidos de oposición y los sindicatos se rcuentan 66 víctimas mortales.

¿Qué medidas ha tomado el Gobierno tunecino?

El Gobierno empezó llamando “actos terroristas” a las protestas de la revuelta, desplegó al Ejército e implantó el toque de queda. El miércoles día 12 el primer ministro tunecino, Mohamed Ghanuchi, destituyó al ministro del Interior, Rafik Belhaj Kacem, y anunció que todos los detenidos desde que comenzaron las protestas serían puestos en libertad. También anunció la promesa de crear 300.000 nuevos puestos de trabajo. El jueves fue el propio presidente Ben Alí el que prometió una importante reforma económico y social en el país. Anunció bajada de precios de productos básicos, libertad de información (sobre todo en la Red) y aseguró que no volverá a presentarse a la reelección.

¿Qué opina la oposición?:

Las fuerzas de la oposición criticaron la "violenta represión" de las manifestaciones y demandaron al Gobierno que establezca un diálogo nacional entre todos los sectores políticos y sociales del país. El secretario general del movimiento Etajdid (Renovación) denunció el "fracaso de la política gubernamental, incapaz de comprender las demandas populares". Ven en el origen de las protestas el nepotismo del Gobierno y de la familia Ben Alí, en concreto.

¿Qué efectos puede tener la revuelta en la economía?

Esta crisis social ha roto la tradicional calma de este país norteafricano. Túnez es uno de los principales destinos turísticos del Mediterráneo. El año pasado el país recibió cerca de siete millones de turistas extranjeros, de los cuales 100.000 eran españoles. El sector ya vaticina una reducción de los turistas, al menos en el corto plazo.

¿Qué postura ha adoptado la ONU?

Los informes de la ONU sugieren que la mayoría de las protestas son de naturaleza pacífica, y que las fuerzas de seguridad han reaccionado con una fuerza excesiva que no cumple con los estándares internacionales. Naciones Unidas exige que el Gobierno lance una investigación "transparente, creíble e independiente sobre la violencia y las muertes". La Alta Comisionada para Túnez ha mostrado su preocupación por el gran número de arrestos producidos, "incluyendo defensores de los derechos humanos, blogeros, y activistas", y lamentó los informes sobre el uso de la tortura y los malos tratos a los detenidos.

¿Qué recomienda Asuntos Exteriores a los españoles?

El ministerio español de Asuntos Exteriores lanzó este miércoles la siguiente recomendación: "A la vista de los acontecimientos de los últimos días se desaconseja el viaje a las zonas interiores del país y especialmente al cuadrado formado por las ciudades de Le Kef, Siliana, Sidi Bouzid y Kaserine, así como la región de Gafsa. En cuanto al resto del país y, especialmente, a las zonas más turísticas del litoral es recomendable extremar la prudencia y evitar manifestaciones y concentraciones que, en las actuales circunstancias, podrían derivar en episodios de violencia".