Al menos 6 muertos por disparos en un mitin de una congresista de EE UU, herida en la cabeza

Jared Lee Loughner (foto perteneciente a su perfil de MySpace), autor de los disparos en el mitin de Giffords.
Jared Lee Loughner (foto perteneciente a su perfil de MySpace), autor de los disparos en el mitin de Giffords.
RTRPIX

El tiroteo que tuvo lugar este sábado en Tucson (Arizona) contra la congresista demócrata Gabrielle Giffords y más de una docena de personas y que se ha saldado con al menos seis muertos, entre ellos una niña y un juez, ha conmocionado a EE UU. Giffords permanece muy grave en un hospital de Tucson, donde fue intervenida por un equipo de neurocirujanos a raíz de un balazo que le atravesó el cerebro. Pese a la gravedad, los médicos que la atienden se confesaron "muy optimistas" con su evolución. De hecho, durante el parte médico dado alrededor de las 18.30 (hora peninsular española) de este domingo confirmaron que Giffords ha sido capaz de comunicarse tras la operación lo que aporta más fuerza a esas sensaciones optimistas del sábado. "Tiene afectado el lóbulo izquierdo del cerebro", han dicho los médicos en rueda de prensa este domingo.

En una conferencia de prensa en el Centro Médico de la Universidad de Arizona, el jefe de traumatología, Peter Rhee, indicó que, debido a la operación que sufrió tras el disparo en la cabeza y la aplicación de ventilación asistida, no puede hablar, aunque sí es capaz de "comunicarse, de responder a órdenes simples".

Varios medios estadounidenses, entre ellos la Radio Pública Nacional (NPR) y la cadena de televisión CNN, informaron en un primer momento que había muerto, lo que originó una gran confusión. Varios vecinos de Tucson mantuvieron la pasada noche una vigilia con velas frente al hospital University Medical Center en el que Giffords lucha por su vida.

Los medios estadounidenses han identificado a Jared Lee Loughner, un joven de 22 años, como el sospechoso de la matanza. El Sheriff del Condado de Pima (Arizona), Clarence Dupnik, ha confirmado en rueda de prensa que el sospechoso de los disparos tiene un pasado criminal y "hay razones para creer que padece problemas mentales".

Giffords participaba la mañana de este sábado en un acto con votantes frente a una tienda en Arizona, el estado por el figura en la Cámara de Representantes de Estados Unidos desde enero del 2007, cuando recibió un impacto de bala en la cabeza desde una distancia de poco más de un metro.

Al menos 6 muertos

Testigos presenciales indicaron que el pistolero disparó unos 20 tiros, lo que provocó el pánico y la estampida de los asistentes al acto con Giffords, de 40 años y casada con el astronauta Mark Kelly. Fuentes del hospital University Medical Center confirmaron que Christina Taylor Green, de nueve años, murió a raíz del incidente. El juez federal John Roll, de 63 años, también perdió la vida durante el tiroteo. El respetado jurista se había ganado una gran popularidad por su carrera.

La tercera víctima mortal, Gabe Zimmerman, de 30 años, era una antigua trabajadora social que trabajó para Giffords. La cuarta, Dorwan Stoddard, de 76, era pastor en una iglesia de la zona. La quinta y sexta son Dorothy Murray, de 76 años y Phyllis Schneck, de 79.

Peter Rhee, uno de los doctores del centro hospitalario, señaló en una rueda de prensa televisada desde Tucson que cinco pacientes permanecen en estado crítico, incluida Giffords. Otros cinco han sido sometidos a intervenciones quirúrgicas.

Obama condena lo sucedido

El presidente de EE UU, Barack Obama, condenó este sábado duramente el incidente al igual que lo hicieron los líderes de ambos partidos en el Congreso."Esta mañana en una tragedia atroz varios estadounidenses sufrieron disparos en Tucson, Arizona", dijo Obama en un comunicado en el que señaló que "un acto de violencia tan sin sentido y terrible no tiene lugar en una sociedad libre".

El presidente compareció horas después ante las cámaras en la Casa Blanca donde informó de la muerte de al menos cinco personas y desde donde prometió llegar hasta el fondo de lo ocurrido. Obama dijo además que el director del FBI Robert Mueller dirigirá la investigación sobre el terreno en Tucson.

"Todavía no sabemos lo que provocó este acto atroz", afirmó. El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, y la líder de la minoría demócrata en la Cámara Baja, Nancy Pelosi condenaron también lo sucedido. "Estoy horrorizado por el ataque sin sentido contra la congresista Gabrielle Giffords y miembros de su equipo", afirmó el recién inaugurado presidente de la Cámara de Representantes.

Pelosi, por su parte, calificó el tiroteo de "un acto terrible de violencia" y una "tragedia nacional". Desde Arizona, la gobernadora del estado, Jan Brewer, aseguró tener el "corazón roto" y calificó lo ocurrido como "una tragedia increíble", en línea con lo señalado por el senador republicano por Arizona John McCain, de visita oficial en Colombia. "Estoy profundamente apenado y conmocionado por la tragedia que ha golpeado mi estado", indicó McCain en un comunicado.

El diario The Washington Post asegura que ésta no es la primera vez que alguien acude armado a un acto con Giffords. El periódico recordó que un manifestante acudió en agosto armado a un acto celebrado en Douglas, Arizona. La policía recibió una alerta después de que la pistola que portaba cayese al suelo.

La Policía del Capitolio estadounidense, encargada de garantizar la seguridad de los legisladores, señaló hoy en un comunicado que ha pedido a los congresistas que adopten "medidas razonables y prudentes sobre su seguridad". Giffords, que fue reelegida en noviembre para un tercer mandato en el Congreso, es una defensora de la reforma migratoria, la investigación con células madre y las energías renovables.

La congresista ha servido en el Comité de Servicios Armados de la Cámara Baja, así como en los de Ciencia y Tecnología. Antes de llegar a Washington trabajó cinco años, del 2000 al 2005, en la asamblea legislativa de Arizona.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento