Vladimir Nekliayev
El candidato de la oposición Vladimir Nekliayev muestra la papeleta en la que ha escrito "nuevas elecciones sin Lukashenko". EFE

Vladímir Nekliáev y Vitali Romashevski, dos de los nueve candidatos que intentan desbancar en las elecciones presidenciales de Bielorrusia de este domingo al actual jefe de Estado bielorruso, Alexandr Lukashenko, han sido hospitalizados tras haber sido golpeados por la Policía durante unos enfrentamientos callejeros.

"Nekliáev sufre una lesión cerebral y ha tenido que ser hospitalizado", dijo su portavoz, Yulia Romashevskaya. Explicó a la prensa que el enfrentamiento se produjo cuando un grupo de unas 200 personas salió del cuartel electoral de Nekliáev para dirigirse al centro de la ciudad. Nekliáev y sus simpatizantes fueron atacados por efectivos antidisturbios, que emplearon granadas ensordecedoras. Durante el ataque, el vehículo quedó totalmente destrozado junto con los equipos de megafonía.

Romashevski, por su parte, resultó herido durante un enfrentamiento con la Policía frente a la sede del Gobierno, informó la agencia rusa Interfax. Tras el cierre de los colegios electorales, varios miles de manifestantes se enfrentaron a efectivos antidisturbios y hasta lograron romper varias puertas del edificio del Gobierno, pero no consiguieron superar las barricadas instaladas en el lugar.

Protesta por unas elecciones "fraudulentas"

Pese a las advertencias de las autoridades, que prohibió las manifestaciones opositoras, Nekliáev y otros candidatos manifestaron su decisión de salir a las calles de la capital bielorrusa tras el cierre de los colegios para protestar por lo que consideran un fraude electoral y exigir la convocatoria de nuevas elecciones "sin Lukashenko", en el poder desde hace 16 años. Tropas del Ministerio del Interior y carros blindados antidisturbios cercaron la céntrica plaza Oktiábskaya, donde estaba convocado el mitin opositor.

Las autoridades prohibieron la divulgación de los resultados de cualquier encuesta que no estuviera autorizada Seis horas antes del cierre de los colegios las encuestas a pie de urna, permitidas por las autoridades, dan la victoria a Lukashenko con más del 79% de votos.

Al mismo tiempo, las autoridades prohibieron la divulgación de los resultados de cualquier otra encuesta, que no haya sido efectuada por las tres instituciones autorizadas.

Más de un millar de observadores extranjeros, enviados por la OSCE, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, la Comunidad de Estados Independientes y las comisiones electorales de varios países seguirán la votación y el escrutinio.