El constructor aeronáutico europeo Airbus no podría cumplir con una de las entregas del modelo A380 fijadas para este año, como consecuencia del procesos de comprobación de los motores de las aeronaves después de incidente con un avión de la compañía aérea Qantas, según publica el diario francés 'Les Echos'.

Un portavoz de la empresa constructora explicó que, debido a esta revisión, la filial de EADS prevé entregar un avión A380 a Qantas antes de finales de diciembre, en vez de los dos previstos inicialmente. De esta manera, Airbus entregará finalmente en 2010 un total de 19 modelos, frente a los 20 anunciados.

Los ingenieros se vieron obligados la semana pasada a cambiar a última hora un motor Rolls-Royce de un avión durante un montaje para la cuenta de Qantas, tras un revisión del sistema de lubricación ordenado por las autoridades australianas a raíz del incidente ocurrido el pasado 4 de noviembre.

Airbus ha afirmado que reclamará a Rolls-Royce una indemnización por las perturbaciones en el calendario de entrega por el incidente de noviembre. El A390 tiene un precio fijo de catálogo de 346,3 millones de dólares (260 millones de euros), pagados en su mayor parte tras la entrega del aparato. De esta manera, fuentes industriales estima que la pérdida sería de alrededor de 200 millones de dólares (150 millones de euros).

Antes del incidente de noviembre, el objetivo de Airbus de superar el numero de entregas de A380 prevista para este año tuvo que ser abandonado por un escándalo relativo a la seguridad de los asientos. El fabricante japonés Koito Industries reconoció que había falsificado los resultados de las pruebas de seguridad, lo que provocó tener que retomar las pruebas certificación desde el inicio.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.