La banda Dover.
La banda Dover actúa en la sala Apolo. ARCHIVO

Concierto Movistar de la mano de la banda madrileña Dover. Las hermanas Llanos se vuelven a reinventar con su nuevo álbum, I Ka Kené (Sony BMG), un canto rock al sonido africano.

Dover en clave africana.
Con canciones más para ser tocadas en directo, a diferencia de las del anterior disco, que eran más de baile y electrónicas.

No podemos estancarnos si no estamos inspirados. Sería desastrosoUn giro estilístico de 360 grados surgido por casualidad.
Pues sí, conocí a un chico de Mali en el Parque del Retiro. Un día lo vi tocando percusión con unos amigos. Acotumbro a ir allí a leer cuando hace buen tiempo. Gracias a él pude escuchar dos canciones del cantante guineano Sekouba Bambino y descubrí guitarras acústicas que hasta ahora no relacionaba con la música africana.

¿Su amigo tocará en directo con el grupo?
Toca de forma poco profesional. Se lo hemos propuesto, pero por eso no quiere actuar con nosotros.

Usted propuso el cambio de estilo al resto de la banda ¿Cómo se lo tomaron?
Desde la primera vez que escuché los temas pensé que podría ser la inspiración que buscábamos. A todos nos apeteció.Los cambios de los dos últimos discos también salieron de mí. No sé si es una v irtud o un defecto. No surge cuando notamos que nos aburrimos, que nos acomodamos. No sólo nos gusta el rock.

Nunca ha viajado a África.
Y no me ha hecho falta para componer gracias a Youtube y a los muchos africanos que viven en España. Igualmente, a finales de enero viajaré a Mali. Me apetece mucho. Para los que vivimos de la imaginación es posible crear así. Lo hacen los escritores.

Las discusiones como hermanas las arreglamos rápido porque pensamos igualCantan en francés y en bambara (dialecto malí), pero el castellano se les resiste.
Justo cuando terminamos la canción en bambara pensaba que, si alguna vez componíamos en castellano, es porque la música nos lo tenía que pedir. Por el hecho que sea un elemento sonoro inspirador. Y puede pasar. Jamás imaginé, hace cinco años, que haríamos un disco como I Ka Kené.

Montaron una discográfica, pero la tuvieron que cerrar.
Porque no lo hacíamos bien. Me encargaba del sello y pensaba más con el corazón que en el negocio.

*Sala Apolo; Nou de la Rambla, 113. A las 21.30 horas; 10 y 20 euros.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.