El Ayuntamiento de Teruel celebrará este viernes el primer pleno presidido por el nuevo alcalde, Manuel Blasco. En la sesión se tratarán asuntos como la modificación de la tasa del agua, pero sobre todo, se aprobarán los cambios en el organigrama municipal.

El alcalde, Manuel Blasco, ha asegurado a los medios de comunicación que "creo que todos los concejales han aterrizado ya en sus responsabilidades porque la ciudad necesitaba que todos nos pusiéramos a trabajar ya". Así que "lo único que queda pendiente" será la reducción de las comisiones informativas que, pasarán de ocho a seis, aunque Blasco ha apuntado que "no creo que este asunto vaya al pleno de mañana".

Según ha explicado, hoy se reunirá con el ex alcalde, Miguel Ferrer para "ver el encaje que tiene" su presencia en la corporación municipal como concejal no adscrito y su posible participación en algunas comisiones informativas.

Ferrer ha abandonado su cargo de alcalde y su militancia en el PAR, aunque continúa como concejal. Manuel Blasco, del PP, ha tenido que asumir la Alcaldía, al ser la de su partido la lista más votada en las pasadas elecciones municipales.

El nuevo alcalde ha asegurado que "el PAR vería con buenos ojos que Miguel Ferrer no tuviera ninguna responsabilidad y los informes jurídicos van por esa vía, pero el Tribunal Constitucional va por otra, que es que todo concejal tiene que tener derecho a información". Así que al final "me tocará decidir a mí". En caso de que el asunto no se trate en el pleno, Blasco ha anunciado una sesión extraordinaria para la próxima semana.

El alcalde ha hecho estas declaraciones tras la reunión de la Junta de Gobierno Local, en la que se ha autorizado el pago de seis facturas y la concesión de otras cuatro subvenciones. Blasco ha señalado que ésta es "la actividad normal de la comisión de gobierno".

Unas facturas que "pasarán a la lista de facturas pendientes de pago" puesto que, en esta materia el consistorio sigue igual que hace una semana: "Ahora estamos pagando el mes de abril en lo que es gasto corriente", ha apuntado el alcalde.

Por último, Manuel Blasco ha dicho que hasta final de año "lo que nos preocupa" es poder hacer frente a la amortización de los préstamos que vencen el 31 de diciembre, y el pago de las nóminas de todo el personal del ayuntamiento. Además, "vamos a intentar reducir el plazo de pago de las facturas", ha aseverado Blasco, al tiempo que ha añadido que a partir de enero, "queremos dar el oxígeno que la economía turolense necesita, a través de una operación de tesorería".

Consulta aquí más noticias de Teruel.