El consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, Arturo Aliaga, ha aconsejado este jueves a los trabajadores de la empresa de productos cárnicos Pelbor, con sede en Calamocha (Teruel), que acepten la entrada de Caja Rural de Teruel en el accionariado, lo que conlleva el despido de 60 empleados.

Aliaga ha comparecido esta mañana ante la Comisión de Industria de las Cortes autónomas, donde ha explicado la situación contable de esta empresa, cuyo "desequilibrio" patrimonial asciende a 3,5 millones de euros y sus deudas acumuladas superan los 10 millones, todo ello en un contexto de crisis del sector cárnico, de tal manera que "ningún accionista solvente se ha planteado hacerse cargo de esta empresa".

El titular de Industria ha continuado indicando que, aunque con el plan de viabilidad de Caja Rural de Teruel se pierdan unos 60 empleos, "por lo menos no se pierde la actividad y se mantiene el matadero" de Pelbor en Calamocha.

Aliaga ha considerado que, antes que una cooperativa de trabajadores, apostaría por un proyecto como el presentado porque "más se preocuparán por la viabilidad los accionistas y la Caja Rural, que son acreedores".

Se trata de una entidad financiera que, tal y como ha dicho el consejero, "no presentaría un plan si no tuviera visos de que, en un cierto plazo de tiempo, por lo menos, no se perderá dinero, se quedará en coste cero".

"Es un plan de viabilidad que cuenta con implicación monetaria y económica de los accionistas", ha resaltado Aliaga, quien ha afirmado que "el Gobierno de Aragón mantendrá su apoyo al proyecto que sea viable y mantenga la actividad del matadero, con luz y con cara, y con respaldo financiero y gerencial detrás", si bien ha asegurado que se apuesta "por un acuerdo entre las partes: trabajadores y empresa".

El consejero de Industria, Comercio y Turismo ha detallado durante su comparecencia los hechos acontecidos desde que Pelbor fue adquirida a Primayor a finales de 2006.

Aliaga ha expuesto el proceso que ha vivido la fábrica, que ha tenido que lidiar con la crisis económica, "la acumulación del stock, los problemas de liquidez, la pérdida de rentabilidad", el hecho de que "los mataderos no pueden pagar a los ganaderos el precio" de la carne y "los problemas de las deficiencias en el forjado de la empresa".

Asimismo, el máximo responsable aragonés de Industria ha ido desgranando los distintos expedientes de regulación de empleo que se han vivido y las "pérdidas económicas de la empresa año tras año".

GRUPOS

Por parte del Partido Popular (PP), uno de los grupos solicitantes de la comparecencia del consejero, junto con Chunta Aragonesista (CHA), el diputado Francisco Javier Gamón ha querido incidir en la delicada situación que atraviesa "la firma Pelbor, que en la actualidad tiene 85 trabajadores, muchos de ellos con una larga trayectoria", si bien ha recordado que "la Comarca del Jiloca atraviesa una crítica situación" en relación con la pérdida de puestos de empleo y que ha calificado de "desamparo".

Gamón ha hecho un repaso "a los problemas que comenzaron en 2007", así como a los ERE presentados y los encierros de trabajadores, "distintas llamadas de socorro que han terminado en que hoy tengamos una empresa en concurso de acreedores y una plantilla que no ha recibido su retribución desde hace unos meses".

"Comprendemos que el sector agroalimentario atraviesa una situación complicada, pero queremos conocer las actuaciones que el Gobierno de Aragón ha tomado respecto a esta situación", ha dicho el diputado popular, quien se ha interesado de forma especial en conocer el citado plan de viabilidad propuesto por Caja Rural de Teruel.

Del mismo modo, el diputado de CHA, Chesús Yuste, cuyo grupo también había solicitado la comparecencia de Aliaga, ha recordado que "Pelbor es una de las principales empresas de Calamocha, imprescindible para el sector agroalimentario aragonés, y que tiene un papel importantísimo a la hora de desarrollar un producto estrella como es el jamón de Teruel con Denominación de Origen. Por tanto, estamos hablando del motor económico de la Comarca del Jiloca".

"El prolongado cierre no termina con la reapertura de la fábrica y pone en riesgo la propia viabilidad de la empresa", ha asegurado Yuste, quien ha indicado que el Gobierno de Aragón "ha hablado en los últimos años sobre diferentes posibilidades, pero no se ha materializado en ninguna solución", por lo que ha preguntado sobre la actitud del Ejecutivo autonómico al respecto: "Queremos saber si se van a apoyar las acciones que se encaminen a la viabilidad, como por ejemplo la posibilidad planteada por los trabajadores de formar una cooperativa".

En el resto de las intervenciones de los grupos parlamentarios, el diputado socialista José Ramón Ibáñez ha asegurado que "el objetivo del Gobierno de Aragón es buscar una solución a un problema complejo" y "lo que se necesita es un plan de viabilidad, que lo hay".

Asimismo, ha discernido sobre la opinión de los grupos de la oposición respecto "al desamparo que vive la Comarca del Jiloca" y ha defendido el esfuerzo acometido por el Ejecutivo autonómico en la zona con distintos proyectos e inversiones.

Por el Partido Aragonés (PAR), Joaquín Peribáñez ha recordado que "para solucionar la situación de Pelbor se han puesto sobre la mesa diferentes planes de viabilidad" que, en muchas ocasiones, "aunque era un proyecto ilusionante, los accionistas no han visto que fuera el momento más adecuado para invertir debido a la situación que vive el sector".

"Entiendo que el plan de viabilidad presentado por Caja Rural, aunque no sea una panacea, deja la puerta abierta a que la empresa permanezca abierta con un mínimo de trabajadores para una posible apuesta de futuro", ha asegurado Peribáñez.

El portavoz del PAR ha valorado "el extraordinario esfuerzo por las partes, sobre todo por los trabajadores, para llegar a un acuerdo. Es una propuesta difícil de asimilar, pero es la única asumible en la actualidad. Esa es la realidad".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.